vicuna1

El Municipio brindó ayer a la Parroquia San Marcelo de Don Torcuato un nuevo subsidio para atender las necesidades del Hogar Laura Vicuña, donde residen víctimas de violencia de género junto a sus hijos. Del acto de entrega participaron el intendente Julio Zamora y el obispo auxiliar de la Diocesis de San Isidro, Martín Fassi.

«Seguimos ratificando nuestro compromiso de poner bien visible una problemática social que afecta a toda la comunidad, que es la violencia de género; y por eso, brindamos este apoyo para que aquellas madres que tengan que abandonar su domicilio producto de este flagelo, puedan contar con un lugar de cobijo transitorio para reordenar su vida y enfrentar un nuevo proyecto desde un ámbito de seguridad que les brinda contención», sostuvo el jefe comunal.

Por su parte, Fassi expresó: «Para nosotros este apoyo es una alegría; y nos vinculamos con el Municipio en términos de colaboración porque su ayuda es sumamente importante. La Parroquia San Marcelo sostiene con mucho esfuerzo este hogar. A las mujeres víctimas de violencia de género se les brinda un lugar de contención transitorio hasta que puedan resolver su situación. Sabemos que falta mucho, pero trabajamos en pos de dar una respuesta en el momento con razones suficientes de esperanza para poder afrontarla».

En tanto, el párroco Máximo Jurcinovic explicó: «Es importante unir esfuerzos para generar políticas y transformaciones en algo tan importante como es la atención a la mujer en situación de violencia, algo que muchas veces se habla y pocas veces se hacen cosas concretas. Este convenio junto al Municipio busca transformar la realidad. A las mujeres se les brinda fundamentalmente contención. Muchas veces tiene que irse de su casa y solucionar un problema habitacional urgente; y eso es lo que el hogar brinda. A partir de ahí, brindar una compañía que vaya permitiendo a la mujer poder restablecerse psicológicamente y humanamente; y lo ideal es que al salir pueda reinsertarse en nuevo hogar y familia».