El presidente Alberto Fernández anunció hoy que la Argentina está en condiciones de recibir entre diciembre y enero próximos 10 millones de dosis de la vacuna Sputnik V, desarrolladas por Rusia contra el coronavirus, y dijo que cada inmunización está compuesta por dos dosis.

«Tuvimos una propuesta de la Cancillería rusa y del Fondo Soberano de Rusia para ver si Argentina estaba interesada en contar con dosis de la vacuna en el mes de diciembre y por supuesto que dijimos que sí», afirmó el Jefe de Estado, según informaron desde la Presidencia.

Fernández destacó que la propuesta «es muy importante porque permitiría vacunar a los sectores que están en riesgo, de todo el país».

El Presidente en persona combinó un viaje a Rusia de la viceministra de Salud, Carla Vizzotti, y de la asesora presidencial Cecilia Nicolini para ver el nivel de desarrollo de la vacuna.

«Estamos con muy buenas expectativas, muy esperanzados. Para diciembre podríamos tener vacuna», indicó Fernández y explicó: «Venimos conversando con el Fondo Soberano de Rusia desde hace ya bastante tiempo tratando de ver cómo evoluciona su vacuna, porque nos importa mucho tener la primera que salga en el mundo».

«Hemos logrado ponernos en cada paso que se da en Rusia y en la Organización Mundial de la Salud (OMS) para verificar la calidad de la aprobación de la vacuna. Las presentaciones se hacen ante la autoridad rusa, ante la OMS y ante la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat), que es la autoridad argentina», detalló.

El mandatario agregó que «el precio de la vacuna rusa está más o menos en el promedio de lo que las vacunas del mundo proponen».

Al ser consultado sobre si él se vacunaría, Fernández respondió: «No me parece justo. El día que me vacune es porque todos pudimos vacunarnos, no porque tengo el privilegio de ser Presidente. Pero obviamente que si estuviera la vacuna rusa en diciembre acá por supuesto que me la daría».

«Yo confío mucho que vamos a tener la vacuna. Así como estamos trabajando con Rusia, también estamos trabajando con otros laboratorios que están produciendo vacunas porque queremos garantizar tener vacunas para los argentinos», continuó.

El Presidente también informó que cada inmunización está compuesta por dos dosis.

Por su parte, el ministro de Salud, Ginés González García, ratificó que el Presidente «anunció la posibilidad casi segura» de obtener 10 millones de dosis de la vacuna rusa contra el coronavirus.

En declaraciones a Radio con Vos, el funcionario aclaró: «Todavía no está terminado el acuerdo comercial, pero no hay ninguna duda de que lo vamos a hacer».

«La ventaja es que Rusia ofrece cantidades mayores, y nosotros teníamos en todo el esquema la llegada de vacunas en diciembre, pero en pequeñas cantidades», agregó.

Al referirse sobre las negociaciones que el gobierno nacional mantiene con las farmacéuticas para la adquisición de la vacuna, el ministro dijo que se tiene en cuenta «cuándo va a estar disponible, cuántas y el precio, tres cosas que se conversan con todos».

González García precisó, al igual que el Presidente, que «todas las vacunas son de dos dosis», es decir que si se adquieren «25 millones» serían «para 12,5 millones de personas», y añadió que el objetivo es «vacunar a más de la mitad de la población».

«El Presidente quiere que haya la mayor de gente vacunada; no sabemos cómo será la indicación final, pero queremos que sea mucha la población inmune para detener el virus», indicó el funcionario y remarcó que «va a ser una cifra muy superior a la que se dijo al principio».

«Después viene el desafío de la vacunación», continuó el ministro y dejó en claro que el gobierno está trabajando «con todas las provincias».

«Tenemos que trabajar en la logística, porque son millones de vacunas y dos a cada una. Queremos trabajar con varias, puede ser que alguna no sirva, pero yo creo que no va a pasar. Ahora hay que probar que son efectivas, que previenen la enfermedad», dijo.

Rusia informó el 11 de agosto al mundo que había desarrollado su vacuna, a la que se catalogó como la primera contra el coronavirus.

Al realizar el anunció, el Ministerio de Defensa ruso informó que fue bautizada como Sputnik V, el mismo nombre del primer satélite que la Unión Soviética logró poner en órbita en el espacio y representó una de sus mayores victorias en la carrera tecnológica con Estados Unidos durante la Guerra Fría.