El ministro de Justicia provincial, Gustavo Ferrari, confirmó hoy que existieron «tres llamados amenazantes» contra la gobernadora María Eugenia Vidal y que, además, «le dejaron un cartucho de escopeta en el garage de la vivienda» en la que residía antes de ocupar el cargo.

El funcionario de la administración de Cambiemos consideró que se trata de «hechos claros, precisos y concordantes vinculados a la decisión política de la gobernadora de luchar contra la corrupción y el narcotráfico en todos los sectores».

Ferrari manifestó en la radio La Red que «hubo tres llamados amenazantes, uno alrededor de las 21, el otro a las 22 y el último a las 23. Y un hecho trascendente es que apareció un cartucho de escopeta sin percutar en el garage de la vivienda de Vidal, que ya no utiliza».

El funcionario también recordó «la intimidación al ministro (de Gobierno, Federico) Salvai», cuando en junio pasado desconocidos ingresaron a su vivienda en La Plata; «las personas que ingresaron al despacho» de la mandataria, en alusión a los policías que sin autorización revisaron documentación en su oficina; y «algunas advertencias antes de la triple fuga» de los condenados por el triple crimen de General Rodríguez. «Así como el cartucho de ayer y los llamados, todo va en la misma línea», resumió.

Ferrari relacionó todos estos sucesos «con la decisión de la gobernadora de luchar contra la corrupción y las mafias». Y sentenció: «Hay que vincular todo, si no parecen hechos aislados y no lo son».