El cuerpo del remisero Ezequiel Núñez, quien desapareció en la mañana del último miércoles tras ser succionado por una boca de tormenta en Benavídez, fue encontrado hoy flotando en el arroyo El Claro, informaron fuentes policiales.

El hallazgo se produjo esta mañana cerca del cruce del curso de agua con la Avenida Italia, a seis kilómetros del lugar donde el chofer fue visto por última vez cuando intentaba sacar su auto de una zanja, en medio de una tormenta.

El cuerpo de Núñez, de 34 años, fue encontrado en el marco el operativo de búsqueda iniciado dos días atrás, con la participación de buzos de la Policía, agentes de Defensa Civil y bomberos voluntarios, con el apoyo de perros rastreadores y drones.

La investigación de lo ocurrido está a cargo de la titular de la fiscalía de Benavídez, Laura Capra.

Núñez transportaba a un pasajero cuando su vehículo quedó atascando y, al salir para intentar empujarlo, fue succionado por la boca de tormenta. En tanto, el otro hombre logró escapar por la ventana del vehículo y subirse al techo, según su propio relato.