Compartir en:

El Tribunal Oral Federal (TOF) 1 de San Martín condenó a dos directivos de Ford y un militar por crímenes cometidos contra trabajadores de la automotriz radicada en el distrito durante la última dictadura cívico – militar. El juzgado determinó penas de diez años para el exjefe de Manufactura, Pedro Müller; doce años para el exjefe de Seguridad, Héctor Sibila; y 15 años para el excomandante del IV Cuerpo de Ejército, Santiago Omar Riveros.

El fallo histórico del tribunal, que consideró a los civiles como “participes necesarios” de los secuestros y las torturas, fue celebrado por trabajadores, familiares, militantes de derechos humanos y dirigentes políticos y sindicales.

Si bien los encontrados culpables, todos de edades avanzadas, permanecerán con prisión domiciliaria, el juzgado pidió que sean enviados a dependencias del Servicio Penitenciario Federal cuando sus condenas queden firmes.

“Quedó completamente acreditado que la empresa Ford fue cómplice de la dictadura militar”, sentenció uno de los abogados de los trabajadores, Tomás Ojea Quintana, tras conocerse el fallo unánime de los jueces Diego Barroetaveña, Osvaldo Facciano y Mario Gambacorta.

Otra de las letradas de las víctimas, Elizabeth Gómez Alcorta, aportó: “Se demostró cómo una empresa puede ser utilizada a los fines de poner todos los recursos que tienen a su disposición y a su cadena de mando para hacer aportes en los crímenes de lesa humanidad”.

Muller, Sibila y Riveros fueron condenados por 24 casos de privación ilegal de la libertad y de torturas. Los fundamentos del fallo se leerán el 15 de marzo del año próximo.

“Estoy muy, muy, emocionado. Son muchos años”, dijo el trabajador Carlos Propato, según consignó Tiempo Argentino. “Costó un montón, pero lo logramos. Por todos los compañeros, los 30 mil y los 12 nuestros”, completó el exdelegado del área de Manufactura de la planta local de la automotriz.

Por su parte, otro trabajador, Pedro Troiani, agregó: “Fue una lucha larga. Tenía 35 años cuando me secuestraron y hoy tengo 77. Pero no aflojamos, vamos a seguir”.

Cabe destacar que de los 24 trabajadores que fueron secuestrados y torturados, 12 murieron antes de conocerse la condena.

Estuvieron presentes en la lectura del veredicto una de las fundadoras de Madres de Plaza de Mayo, Nora Cortiñas; el presidente del CELS, Horacio Verbitsky; el nieto restituido por Abuelas de Plaza de Mayo y actual diputado nacional, Horacio Pietragalla; y la presidenta del bloque de concejales de Unidad Ciudadana de Tigre, Roxana López; entre otros dirigentes.