cierre-de-nutricion-en-jueg

“Nutrición en Juego” fue el programa educativo que desarrollaron en conjunto la Fundación Educacional y el Municipio en cinco escuelas del distrito y tuvo como objetivo promover conductas tendientes a lograr una mejor calidad de vida.
Alumnos de 5º grado aprendieron a comer bien, a través de cuadernillos que proponían actividades didácticas, investigaciones y ejercicios entretenidos para abordar los contenidos teóricos que se presentaban en las aulas. Además, los docentes recibieron capacitaciones en nutrición, actividad física y hábitos de vida saludables, por un plazo de siete meses.
La iniciativa culminó con una muestra abierta a la comunidad educativa, donde los chicos exhibieron todo el material producido a lo largo del año como láminas, móviles, recetas, maquetas y juegos. Esto los convirtió en verdaderos multiplicadores de mensajes y recomendaciones saludables.
“Nuestra misión es la de educar y promover la construcción de una cultura alimentaria saludable para prevenir problemas nutricionales de acuerdo a las necesidades de cada individuo, familia y comunidad en su conjunto”, detalló la directora ejecutiva de la Fundación Educacional, María Ana Angeleri.
El cierre del programa se realizó en la escuela 5 de Benavídez y contó con la participación del presidente del Concejo Deliberante, Julio Zamora. «El trabajo de la Fundación Educacional es fundamental, porque un chico saludable rinde mejor en la escuela, en el deporte y en toda su vida social», destacó el edil.
Además de ese establecimiento educativo del barrio El Arco, también formaron parte del proyecto las escuelas 7 del barrio Enrique Delfino (General Pacheco), 17 de la Primera Sección de Islas del Delta, 37 del barrio Ricardo Gutiérrez (Don Torcuato) y 47 de El Talar.
Por su parte, la subsecretaria de Educación municipal, Carolina Álvarez Eguileta, destacó: “Es muy gratificante poder ver los resultados de este programa de gestión asociada entre el Municipio y la Fundación Educacional en esta escuela tan comprometida y con docentes, alumnos y padres que participan activamente de las actividades. Esta jornada fue una verdadera fiesta de la comunidad de El Arco».
«Solo con ver los cuadernillos de cada alumno se puede observar cómo trabajaron durante estos siete meses y se interesaron en las mejoras de los hábitos de alimentación. Ya estamos trabajando nuevamente con la fundación para extender el programa el año que viene a más escuelas del distrito”, dijo la funcionaria.