Compartir en:

La cumbre sindical en Mar del Plata de la que participaron destacados dirigentes de la CGT culminó con la difusión de un duro documento contra las políticas del gobierno, en el que denunciaron “persecución sindical” y reclamaron “la derogación” de la ley de reforma previsional y la realización de “paritarias sin tope”. Además, confirmaron que no acompañarán el proyecto de reforma laboral pese a lo que habían acordado con el oficialismo.

En el texto, los sindicalistas también rechazaron el “mega DNU” que la administración de Mauricio Macri lanzó la semana pasada “particularmente en lo atinente a los temas laborales” y puntualizaron sobre la inembargabilidad de los sueldos y la prohibición de la disposición de los fondos de la Anses.

La reunión se realizó en el Hotel Sasso de Mar del Plata, que pertenece a Gastronómicos. Allí, el anfitrión Luis Barrionuevo recibió a Hugo Moyanos (Camioneros), los triunviros Juan Carlos Schmid y Carlos Acuña, y Sergio Palazzo (Bancarios), Omar Maturano (La Fraternidad) y Julio Piumato (Judiciales), entre otros.

Por su parte, no asistieron los representante de las corrientes internas de la CGT más dialoguistas, como los “gordos” (entre ellos, el restante miembro del triunvirato, Héctor Daer) y los “independientes”, ni tampoco un dirigente de peso dentro de los gremios del transporte, como Roberto Fernández, de la UTA.

Este encuentro de los “combativos” de la CGT no solo sirvió para enviar un fuerte mensaje a la Casa Rosada sino que también al interior de la central obrera, por lo cual se espera que en los próximos días se realicen reuniones entre los dirigentes gremiales que, a priori, no estarían dispuestos a acompañar una escalada en el conflicto con el macrismo, a fin de determinar los pasos a seguir tras esta avanzada del moyanismo y sus aliados.

El duro documento acordado entre los más críticos del gobierno será presentado en los próximas días “ante las autoridades de la CGT”, con lo cual buscarán meter presión a los sectores menos confrontativos.

Si bien los “duros” de la central sindical juntaron en la cumbre de Mar del Plata a dos de los tres integrantes del triunvirato, no lograron reunir ni a la mitad de los más de veinte miembros del consejo directivo.

Estos encuentros sectoriales se realizan además para posicionarse de cara a la posible renovación de autoridades de la CGT, luego de que se acordara mantener la actual conducción al menos hasta mayo de este año, cuando se dispondría el regreso al esquema de un solo secretario general.

Otro motivo que generó esta cumbre de los críticos del Gobierno fue lo que consideran una “persecución sindical” que lleva adelante la administración macrista y que se reflejaron en las resonantes detenciones del último tiempo.

“Es imposible suponer que haciendo denuncias mediáticas, judiciales, tributarias y a través de un aparato comunicacional afín con amenazas de auditorias, etcétera, se logra una mayor eficacia en la defensa de los derechos de los trabajadores”, sostuvo el documento difundido, en un párrafo dedicado a este tema en particular.

Entre los puntos centrales del texto, anunciaron que se decidió “no acompañar el proyecto de reforma laboral presentado en el Senado por el Poder Ejecutivo”, habida cuenta que el gobierno impulsó esa iniciativa “en un contexto donde la verdadera intención era la reforma previsional que conlleva la rebaja del ingreso de los sectores mas desprotegidos de la sociedad”.

También decidieron “repudiar enérgicamente los recortes a los jubilados y reclamar la derogación de la ley sancionada en la materia” y desafiaron abiertamente las metas que fijaría el gobierno en torno al 15% para aumentos salariales para este año, al reclamar la realización de “paritarias libres y sin techo”.

En otro de los pasajes más fuertes, sostuvieron que “lo único que ha hecho el gobierno en estos más de dos años ha sido: hacer perder el poder adquisitivo de jubilaciones y salarios; condonar y blanquear las deudas de los evasores; rebajar el sueldo de jubilados, pensionados y programas sociales; llenar las góndolas argentinas con productos extranjeros que conspiran contra el trabajo de los argentinos; endeudar el país de manera inaudita y hacer mas ricos a los ricos y mas pobres a los pobres”.