Compartir en:

En el marco de la denominada “contracumbre” del G20, la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner hizo hoy un llamado a la unidad opositora en un “frente patriótico”, ni de “derecha” ni de “izquierda”, para derrotar “las políticas del neoliberalismo que han vuelto a endeudar al país”.

La exjefa de Estado brindó un discurso de más de una hora ante unas 50 mil personas acreditadas al primer Foro Mundial del Pensamiento Crítico, organizado por el Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (CLACSO).

“El neoliberalismo sirvió para romper los lazos de solidaridad y fundamentalmente sirvió para que la gente no pueda identificar lo que le conviene en materia de gobierno”, sintetizó la líder de Unidad Ciudadana al promediar su intervención en el foro que reúne a intelectuales y referentes políticos y sociales regionales ligados a corrientes progresistas y de izquierda.

El mensaje de Cristina se desarrolló en el gimnasio cubierto del club Ferro Carril Oeste, que estuvo colmado, mientras que en otros espacios del predio deportivo se ubicaron los miles de militantes que quedaron afuera.

En un llamado a la unidad opositora, la exmandataria sostuvo que “el frente social, cívico y patriótico” debe “agrupar a todos los sectores que son agredidos por el neoliberalismo, que no es de derecha o izquierda”.

“La categoría de derechas e izquierdas es absolutamente perimida, sirve para dividir. Debemos acuñar una nueva categoría de frente social, cívico, patriótico, en el cual se agrupen todos los sectores que son agredidos por las políticas del neoliberalismo. Que no es de derecha ni de izquierda”, puntualizó.

Además, en una expresión que luego fue discutida, principalmente a través de las redes sociales, la dirigente dijo que ni siquiera debe primar la división “entre los que rezan y los que no rezan”, ya que en el seno del movimiento “hay muchos pañuelos verdes pero también hay pañuelos celestes”, en alusión a las identificaciones de los grupos que promueven y rechazan, respectivamente, el aborto legal.

“Es un lujo que no nos podemos permitir”, expresó Cristina, quien habló tras la exposición de la expresidenta de Brasil, Dilma Rousseff, con quien intercambió un afectuoso saludo.

La líder opositora apuntó también contra “algunos Hitler modernos que acusan a los inmigrantes de tener la culpa de que no haya trabajo”, en respuesta a los discursos que afloraron en los últimos meses de parte de dirigentes del oficialismo y algunos peronistas.

“Creo que la culpa por la falta de trabajo, fábricas y comercios que se cierran, debe buscarse no en los inmigrantes sino en las políticas públicas que se han implementado”, dijo la senadora al fustugar a la administración macrista.

Con tono de campaña, Cristina comparó los resultados económicos de los gobiernos del Frente para la Victoria y los de la gestión de Cambiemos. Y resaltó: “El neoliberalismo, en tres años y medio de gobierno, ha vuelto a endeudar al país”.

“En los 10 primeros meses de 2015, la inflación fue del 19,8%. Tres años después, es del 38,2%. Duplicó la inflación el gobierno que proclamaba que iba a ser el problema más fácil de resolver”, cuestionó la actual legisladora nacional, que tomó como base para la comparación el índice de precios oficial de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

En tanto, la senadora diferenció el triunfo de Mauricio Macri con el de Jair Bolsonaro en Brasil. “Acá no se produjo el fenómeno de Brasil. Que nadie se confunda. Tenemos tal vez a alguien (Macri) que no tiene la desinhibición que tiene Bolsonaro para explicar sus ideas”, dijo.

En este sentido, Cristina señaló que en 2015 el macrismo no explicitó su programa durante la campaña electoral. “Acá se dijo que nadie iba a perder ninguno de los derechos que tenía, es más, se dijo que se iba a cambiar lo que estaba mal y se iba a dejar lo que estaba bien. Es muy distinto a lo de Brasil, donde se explicitó y se firmó un contrato social con lo que se iba a hacer”, explicó.

Según la expresidenta, la población argentina “aguanta tanto ajuste porque hay un colchón de entramado social que construimos nosotros, que construimos con las AUH, con las jubilaciones” y con el nivel de trabajo registrado que se alcanzó al finalizar el período de gobierno en 2015.

“Tenemos un gobierno legal. Ahora, ¿hay legitimidad en políticas que no fueron convalidadas por nadie y que cuando se ofertaron a la sociedad no tuvieron apoyo?”, se preguntó.

Asistieron a la presentación de Cristina, entre otros, el Premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel; el excanciller Jorge Taiana; los diputados Agustín Rossi, Cristina Álvarez Rodríguez, Leopoldo Moreau, Mónica Macha, Fernando Espinoza y Mayra Mendoza; la intendenta de La Matanza, Verónica Magario; el líder de Nuevo Encuentro, Martín Sabbatella; el economista Itai Hagman; el presidente del CELS, Horacio Verbitsky; el politólogo Atilio Borón; el exgobernador entrerriano Sergio Urribarri; los sindicalistas docentes Hugo Yasky, Roberto Baradel y Sonia Alesso.