Compartir en:

Esta tarde, desde las 15, se llevará a cabo en el Museo de la Reconquista la audiencia pública para analizar el impacto ambiental del proyecto inmobiliario Santa Ana, que la cuestionada empresa EIDICO ya puso en marcha en Villa La Ñata. En este marco, vecinos y ambientalistas rechazarán la nueva urbanización de la desarrolladora del complejo de countries Villa Nueva.

Las obras del country Santa Ana que se hicieron muy evidentes en febrero pasado en el campo conocido como “La Bellaca” despertaron el alerta y la indignación de los vecinos de La Ñata y Dique Luján, quienes desde hace años denuncian los anegamientos y las inundaciones que padecen por la proliferación de barrios cerrados, y objetan la destrucción de los humedales característicos de la zona. Además, puntualmente este emprendimiento es señalado por atentar contra enterratorios de pueblos originarios.

La realización de un terraplén de dos metros que avanzó hasta el camino de acceso a la localidad fue el detonante de la movilización popular. Desde entonces, los residentes de la zona, con el apoyo de integrantes de distintas organizaciones, vienen desarrollando protestas quincenales para visibilizar sus reclamos. Este domingo último, se realizó la octava manifestación en la curva del ACA.

Además, los afectados están impulsando la sanción de una ordenanza para que se prohíba la construcción de nuevos countries en los últimos humedales continentales de La Ñata y Dique. Al respecto, si bien el concejal Javier Parbst, de Unidad Ciudadana, ya presentó un proyecto, se estima que en las próxima semanas el gobierno municipal ingresará otro similar en el Concejo Deliberante.

“En teoría, recién después de obtener la Declaración de Impacto Ambiental podrían iniciarse los movimientos de suelos. Sin embargo, como es de público conocimiento, el barrio privado Santa Ana ya se encuentra prácticamente concluido, en una clara demostración de que el poder inmobiliario se cree por encima de todo”, explicó la asamblea de vecinos autoconvocados sobre el nuevo country de EIDICO.

“Las consecuencias de lo que muchos expertos denominan ‘urbanismo neoliberal’ han sido el aumento de las inundaciones en los barrios preexistentes, el desalojo de pobladores, la pérdida de lugares públicos y la destrucción de enterratorios de pueblos originarios”, agregó.

“En el caso de Santa Ana, emprendimiento implantado en lo que era conocido como el campo de ‘La Bellaca’, además de la destrucción total del humedal existente, han ocultado la existencia de dos sitios arqueológicos (detectados en el 2013 y entregados en el 2014), optando por preservar tres pequeñas áreas”, detalló.

“Las comunidades indígenas cercanas denuncian que han violado sus derechos al no haber sido consultados, tal como establece el Convenio 169 de la OIT sobre Pueblos Indígenas y Tribales, de cumplimiento obligatorio en Argentina”, concluyó el colectivo vecinal en el último informe publicado en su página de Facebook.

En este contexto, los vecinos afectados desde hace años por los countries de EIDICO, más los ambientalistas que vienen denunciando la destrucción de los humedales desde la década del 90, esperan que tras la audiencia pública de esta tarde, que es de carácter no vinculante, el Municipio finalmente decida no otorgar la declaración de impacto ambiental al proyecto Santa Ana.