Compartir en:

En el marco del Foro en Defensa de la Educación Pública, el intendente Julio Zamora pronunció un discurso ante docentes y dirigente sindicales con duras críticas hacia la gobernadora María Eugenia Vidal. Del encuentro llevado a cabo ayer en el polideportivo de Troncos del Talar, también formó parte el titular del Suteba, Roberto Baradel.

“Cuando no era responsable de la gobernación, hablaba de salarios de 40 mil pesos, de diálogo, de consenso, de la necesidad de sentarse en una mesa a charlar las problemáticas de la educación”, recordó el mandatario local sobre Vidal y contrapuso: “Y después vimos que esa voz tierna, esa voz dulce se transformó en cinismo”.

“Esta gobernadora forma parte del gobierno de Cambiemos, un gobierno que a sumido a toda la sociedad en el deterioro de las condiciones de vida”, denunció el jefe comunal y continuó: “El desempleo se extiende como un latigazo en todos los rincones de nuestro país; cierran comercios y pymes en forma diaria, lo vemos en nuestra comunidad”.

Además, Zamora puntualizó en las carencias de la gestión provincial en el plano local: “Vayamos al hospital de Pacheco y veamos en qué estado está la salud; y para ver el estado de la seguridad, vayamos a la PB 2 (Policía Bonaerense 2) en Don Torcuato, donde hay decenas de vehículos (patrulleros) arrumbados”.

“Con el ministro de educación provincial (Gabriel Sánchez Zinny) el año pasado firmamos un convenio y nos comprometimos con responsabilidades compartidas. El Municipio iba a hacer ciertas obras y la Provincia iba a construir dos jardines, pero no hizo ninguno; iba a solucionar el problema de la comunidad de la escuela 25, pero todavía no hay definiciones”, agregó el intendente.

“En la Provincia, no hay capacidad de gestión ni voluntad para trabajar en la educación pública”, fustigó el jefe comunal, quien valoró: “La educación pública es la principal herramienta de inclusión y de formación que tenemos”.

“La gobernadora intenta estigmatizar a las organizaciones gremiales para tratar de ganar una batalla”, analizó con relación al conflicto salarial y tomó postura: “Nosotros vamos a estar con los docentes y vamos a acompañar el reclamo justo para lograr, por lo menos, que no pierdan con la inflación; ni siquiera están pidiendo un aumento, están pidiendo no perder con la inflación”.

“Los docentes quieren enseñar, los chicos quieren aprender, queremos saber si la gobernadora quiere gobernar porque está dejando a la buena de Dios a todos los bonaerenses en todas las materias”, cerró su alocución Zamora.

El encuentro en el Polideportivo Mariano Moreno fue convocado por la CTA de la Zona Norte. Además de dirigentes gremiales y políticos, también estuvieron presentes autoridades municipales y concejales.

“Desde que Vidal asumió la gobernación, la educación pública y sus docentes son objeto de un ataque permanente. Reclamamos al gobierno provincial una paritaria docente que reconozca la pérdida salarial de 2018 y la inflación de este 2019, que garantice condiciones de infraestructura seguras”, expresó la secretaria de Desarrollo Social municipal, Roxana López, quien concluyó: “Hay otro camino, sin ajuste y sin agresiones. Es posible una educación inclusiva, con mayor presupuesto, que garantice un futuro para todos los bonaerenses”.

Por su parte, la presidenta del bloque de concejales de Unidad Ciudadana, Florencia Mosqueda, dijo: “La calidad de la educación pública, a la que el gobierno Vidal viene degradando a más no poder, es para nosotros primordial. Hoy, en Tigre, encontramos docentes, estudiantes y la comunidad educativa toda en general trabajando junto a un gobierno municipal comprometido para poder revertir esta situación”.

En tanto, la concejala Gladys Pollán afirmó: “Es necesario que la Provincia sea gobernada por una persona que tenga sensibilidad social”. Y finalizó: “La actual gobernadora no está a la altura de las circunstancias, ofreciendo a los trabajadores docentes aumentos muy por debajo de la inflación que su propio gobierno genera y no sabe resolver. Tampoco se observan soluciones a los problemas edilicios que ponen en peligro a la comunidad educativa. Y los que pagan los platos rotos, son los chicos y las chicas que pierden horas de clase”.