El padre de Damián Tagliapietra, uno de los 44 tripulantes del desaparecido submarino ARA San Juan, dijo hoy que un jefe de la Armada le confirmó que el miércoles de la semana pasada se registró una explosión en la zona en la que se se encontraba la nave cuando realizó la última comunicación y también le informó que sus ocupantes “están todos muertos”.

“No puedo hablar mucho. Me llamaron hace quince minutos para decirme que explotó”, dijo entre lágrimas Luis Tagliapietra en diálogo con Radio La Red.

Al ser consultado sobre si los tripulantes sobrevivieron, sentenció: “El jefe de mi hijo me confirmó que están todos muertos porque la explosión fue entre los 200 y mil metros de profundidad hace una semana, ocho días”.

Y agregó: “Es básico, no hay mucha vuelta para darle. No hay ser humano que sobreviva a eso”.

Esta mañana, el vocero de la Armada, Enrique Balbi, confirmó oficialmente que el gobierno recibió información a través del embajador argentino en Austria, Rafael Grossi, de que “hubo un evento anómalo, singular, corto, violento y no nuclear, consistente con una explosión” en el lugar donde el submarino se contactó por última vez.