oval1

La Asociación de Amigos del Museo de Arte Tigre (AAMAT) convocó a un encuentro con las principales agencias de turismo y de organización de eventos para inaugurar la puesta en valor del salón principal del histórico edificio, que está a disposición de empresas e instituciones para la realización de actividades vinculadas al carácter del espacio cultural local. Por medio de un convenio, el Municipio le otorgó a la AAMAT el gerenciamiento de los salones, el bar y la tienda del MAT.

Durante el cóctel, el intendente Julio Zamora manifestó: “Tratamos de generar más espacios para mostrar lo que es Tigre, esta marca ciudad que desde el año 2007 venimos intentando mostrar a todos los argentinos. Brindamos la posibilidad para que la AAMAT pueda gestionar eventos dentro de este espacio y así lograr recursos para que tengan lugar más exposiciones. De esta manera, seguimos trabajando en lo que consideramos una de las principales herramientas del Municipio que es la expresión cultural, para que vecinos y turistas que vienen encuentren un lugar amigable, de mucha categoría y que rememora los mejores momentos de la Argentina. Tenemos que mostrar un Tigre renovado como lo estamos haciendo hoy con la recomposición de este salón”.

En tanto, el presidente de la AAMAT, Tino Lutteral, indicó: “Esta noche significa volver a los orígenes de un lugar social con una historia rica a nivel no solo local, sino también nacional. Este hermoso lugar es una pieza única, el contenido cultural es fabuloso, así que consideramos que estamos combinando lo mejor de los dos mundos. El que quiera venir a partir de ahora a hacer algún tipo de encuentro es bienvenido y, además, ayuda a la Asociación de Amigos del Museo de Arte Tigre para seguir protegiendo este patrimonio histórico”.

En el primer piso del MAT, se encuentra el salón oval, que está iluminado por una araña de 1500 kilos de bronces y caireles de cristal de roca. A subir la vista, circundando la bóveda, se aprecia una pintura sobre seda natural (maruflage) ejecutada por Julio Vila-Prades y restaurada por el especialista Marcelo Magadan. Se trata de un espacio que se destaca por la delicadeza y el estilo de su infraestructura, donde cada centímetro fue pensado para el agasajo del espectador.

Por su parte, la directora del MAT, María José Herrera, comentó: “El salón oval tiene un particular atractivo arquitectónico, que tiene que ver con el arte neoclásico francés. Estamos tratando de mostrar a todos los visitantes su belleza y ofreciéndola para diversos eventos. La idea es que se recuperen las actividades que supieron darse en este lugar, manteniendo por supuesto las expresiones ya clásicas de este tipo de espacios. Bajo el criterio curatorial de casa-museo la nueva configuración del espacio permite una mejor apreciación de la arquitectura original del edificio y posibilita la realización de conferencias y eventos que se traduzcan en beneficios para el museo”.

También estuvo presente el representante de Desarrollo Institucional de la AAMAT, Fernando Echagüe, quien explicó: “Lo que hicimos fue organizar un cóctel invitando a las principales agencias de turismo y de organización de eventos a que vengan a conocer este espacio y las posibilidades que brinda desde dos aspectos; primero a nivel cultural, visitando las muestras y, por otro lado, que puedan ver de qué manera se puede utilizar los salones del museo”.

Asimismo, Jorge Sturla, titular de una compañía turística, comentó: “Esta es una gran oportunidad para abrir las puertas del museo a toda la comunidad y que pueda apreciar las mejores épocas de Tigre. Gracias a la gestión de Zamora pudimos comenzar este proyecto para que la gente pueda realizar su evento y su aporte cultural. Y cuando la gente ve todo lo que se viene haciendo se genera el boca a boca que es la mejor difusión que puede haber”.

El edificio donde hoy se encuentra situado el MAT fue fundado en 1912 como sede social del antiguo Tigre Club y declarado Patrimonio Histórico y Arquitectónico de la Nación en 1979. Es considerado uno de los espacios más emblemáticos de la Zona Norte de Gran Buenos Aires. Posee salones con una capacidad de 70 a 200 personas, jardines y balcones al río.