La Comuna, en conjunto con el grupo TGD Padres TEA Tigre, llevó adelante una serie de actividades enmarcadas en el Día Mundial y Nacional de Concienciación sobre el Autismo. En la Estación Fluvial, los presentes realizaron un acto y una posterior volanteada por los alrededores, con folletos que informaban sobre las primeras señales para detectar este trastorno. Luego, se llevó a cabo una caminata con velas, con el fin de esparcir un mensaje inclusivo. Finalmente, ya de noche, se efectuó la iluminación de la fuente de la rotonda principal de la ciudad de color azul, para visibilizar la problemática.

Luciana, integrante del grupo TGD Padres TEA Tigre, expresó: «Hoy muchos de nosotros hablamos de autismo porque nos tocó vivirlo en nuestras familias. Sin embargo, esperamos que no sea una condición y que el mundo entero empiece a darle un lugar. Todavía queda mucho por hacer, pero sabemos que con el apoyo de Tigre iremos para adelante».

Por su parte, el director general de Políticas para Personas con Discapacidad, Gonzalo Castillo, señaló: «Esta es una movida iniciada por un grupo de padres que conformaron el grupo TEA Tigre, con quienes comenzamos a trabajar el tratamiento que se le da al autismo a nivel social. Son muchos los vecinos que tienen esta patología y vemos en ellos una luz de esperanza que nos lleva a querer seguir poniendo lo mejor para que cada día se hable más de la problemática».

También participó de la jornada la directora del Programa de Orquestas Infantojuveniles, Gisela Zamora, quien destacó: «Es muy importante apoyar y acompañar esta iniciativa de muchos padres de nuestra comunidad para visibilizar y concientizar sobre esta patología. El primer paso es informarse y comenzar a hablarlo, al tiempo que hay que ser conscientes que si se interviene a tiempo los chicos pueden desarrollar una vida plena. Por eso, es vital comenzar a tratar este tema en todos los ámbitos posibles, porque con cada grano de arena haremos una sociedad más justa e inclusiva».

El autismo-TEA es un trastorno complejo que, con una detección temprana y un tratamiento adecuados, en muchos casos permite un mejoramiento de la persona. Por eso, es importante conocer sus síntomas. Se diagnóstica generalmente en los primeros años de vida. No se contagia, no es visible. Tampoco es una enfermedad, sino una condición.

Las personas dentro del espectro autista-TEA presentan déficits en mayor o menor medida en la comunicación, la socialización y el lenguaje. Pero tienen un enorme potencial, ya que muchos presentan extraordinarias habilidades visuales, artísticas o académicas. Incluso, las personas con autismo no verbal hoy pueden comunicarse gracias a las tecnologías actuales, que les permiten compartir sus capacidades y desarrollarse en sociedad.