Para fortalecer sus vínculos con las comunidades migrantes de Perú, Paraguay y Bolivia, el Municipio profundiza sus políticas de integración social. En ese marco, se llevó a cabo un encuentro en el Museo de la Reconquista que contó con la participación de autoridades locales, cónsules de cada país y referentes de organizaciones de la sociedad civil.

“Esta es una reunión de trabajo para reafirmar nuestra agenda con la población migrante. El intendente Julio Zamora expresa en todos los ámbitos su orgullo hacia todos los que decidieron venir a vivir a Tigre, y en esta ocasión queremos manifestar nuestro compromiso con cada uno de ellos”, resaltó el secretario de Participación y Relaciones con la Comunidad, Emiliano Mansilla.

Además, el funcionario remarcó la posición clara de la Comuna contra la discriminación, que no comparte “políticas xenófobas basadas en los prejuicios, el oportunismo o la falta de información”.

De esta manera, se marcó una postura ante el debate que se generó días atrás a raíz del proyecto de ley oficialista que busca regular el acceso gratuito a los servicios de salud y educación de los extranjeros sobre la base de criterios de reciprocidad.

Por su parte, la cónsul de Perú, Elvis Tuesta, dijo: “Tigre es uno de los distritos más acogedores para sus vecinos migrantes y estamos agradecidos por las políticas llevadas a cabo por la autoridad local”.

En tanto, el cónsul de Paraguay, Jorge Riquelme, destacó: “Me siento como en casa, porque el Municipio desde hace dos años trabaja de modo intenso, aplicando políticas de integración migrante”.

Por su parte, la directora general de Igualdad, Andrea Rotela, contó que en 2015 el Municipio abrió su Oficina de Atención al Migrante, desde donde articula políticas con la Dirección Nacional de Migraciones y los consulados de Perú, Bolivia, Paraguay, Uruguay, Chile, Colombia y Venezuela. “Esta repartición colabora con tramites de documentación, radicación, repatriación y todo lo referido a la permanencia legal de los hermanos migrantes en nuestro país”, agregó.

También estuvieron presentes el vicecónsul de Bolivia, Gonzalo Calderón; el responsable de la Pastoral Migrante del Obispado de San Isidro, padre Agustín Martens; funcionarios municipales y representantes de organizaciones de la sociedad civil del distrito.