El Municipio de Escobar inauguró el Hospital de Salud Mental y Adicciones “Papa Francisco”, un centro de atención inédito en la provincia de Buenos Aires, tanto por su extensión de 700 metros cuadrados como por abarcar todas las fases del tratamiento de ambas patologías.

Este moderno centro de salud cuenta en forma integrada con seis consultorios externos, un taller de cocina para la capacitación profesional de los concurrentes, dos salones de usos múltiples y una comunidad terapéutica con capacidad para 18 personas distribuida en nueve habitaciones con baño privado.

En su apertura, el jefe comunal Ariel Sujarchuk destacó: “Que nadie se equivoque con este acto. La salud no genera votos, la salud salva vidas y nosotros queremos que el acceso a la salud sea un derecho y no un privilegio. Ningún vecino pregunta quién financia la salud: si el gobierno nacional, provincial o municipal. Lo que importa es que la atención sea de calidad, pública y moderna. Estoy orgulloso como intendente de todos los escobarenses de inaugurar este centro que atiende dos de las patologías más complejas: las adicciones y los problemas mentales. Es una forma más de seguir luchando por el bienestar de nuestro pueblo”.

Del acto participaron la ministra de Salud provincial, Zulma Ortiz; los intendentes Gustavo Menéndez (Merlo), Leonardo Nardini (Malvinas Argentinas), Juan Ustarroz (Mercedes), Nicolás Ducoté (Pilar), Sebastián Abella (Campana) y Adrián Sánchez (Exaltación de la Cruz); la diputada nacional Cristina Álvarez Rodríguez; y funcionarios nacionales, provinciales y municipales.

“Este hospital que desde hoy tiene el partido de Escobar representa nada menos que la garantía de derechos que todo ciudadano tiene en relación a la salud. Por eso, no tengo más que palabras de agradecimiento para el intendente porque es con este tipo de compromisos que en el día a día se va construyendo la red social que evita las enfermedades”, sostuvo Ortiz.

Por su parte, el director del nuevo centro de salud, Alejandro Rodríguez, afirmó: “Hoy es un día de mucha emoción para quienes venimos batallando desde hace mucho tiempo en materia de adicciones. Ahora tenemos con qué luchar contra estas enfermedades tan complejas. Como persona, como profesional y como adicto recuperado, quiero agradecerle al intendente la oportunidad de estar al frente de esta institución tan necesaria para todo Escobar”.

Por último, Sujarchuk concluyó: “En este lugar funcionaba la secretaría de Salud y hemos tomado la decisión de transformar 700 metros cuadrados burocráticos en 700 metros cuadrados prestacionales de un servicio de salud que no existía en Escobar. Los vecinos ya no preguntarán más en Facebook qué pasa con los pibes que se drogan en las plazas porque esos pibes podrán atenderse en este nuevo centro de calidad, abierto a toda la comunidad, con excelentes profesionales. Las familias con recursos económicos seguramente tienen dónde atenderse, pero en los barrios se ve gente sin laburo, con cara de tristeza, preocupados porque no pueden pagar la olla y ellos son los que necesitan de un Estado municipal presente. Hoy tenemos el orgullo de inaugurar una nueva obra que incluye y amplía derechos entre todos los escobarenses”.