Con el objetivo de preservar los humedales y evitar un daño ambiental irreversible, el Municipio está llevando adelante operativos en la Primera Sección de Islas de forma continua para detectar construcciones clandestinas. En el último procedimiento, se labraron 14 actas de clausura y, de esta manera, el total desde el inicio de las actuaciones ascendió a 37. Además, se desmantelaron nuevos muelles ilegales.

Sobre estas acciones, el secretario de Gobierno, Mario Zamora, explicó: «Tal como nos solicita nuestro intendente Julio Zamora, pusimos un freno al negociado inmobiliario ilegal de las tierras más frágiles del Delta. Luego de varias intimaciones, procedimos al desmantelamiento de muelles y bases clandestinas que fueron realizadas sin autorización y durante la cuarentena».

«Cabe destacar que el operativo fue llevado a cabo sin desalojar a ninguna persona, ya que las construcciones fueron realizadas, aparentemente, por personas con un buen pasar económico que especulaban con tener una casa de fin de semana», agregó el funcionario y continuó: «Agradecemos mucho a los vecinos históricos isleños y a las ONG que apoyaron este accionar del Municipio de Tigre».

En los procedimientos intervienen la Dirección Coordinadora de Inspección de Obras Particulares, la Dirección General de Plan de Manejo del Delta, la Subsecretaría de Desarrollo Urbano Ambiental, la Secretaría de Gobierno, la Delegación Municipal de Islas, la Policía y la Prefectura, con el apoyo del Consejo Asesor Permanente Isleño (CAPI).

En los operativos, los inspectores solicitan los permisos de construcción a los propietarios, que deben cumplir el Código de Zonificación del Partido de Tigre (Ordenanza 1984/96) y el Plan de Manejo del Delta (Ordenanza 3343/13), y en caso de encontrar irregularidades realizan las actas de intimación, contravención o clausura, según corresponda.

Durante la última jornada, al verificar que los propietarios desobedecían las notificaciones municipales, los agentes intervinientes procedieron al retiro de las estructuras de muelles y bases no habitadas.

Los controles se están desarrollando en el frente de avance del Delta, en la desembocadura al Río de la Plata, que es el área más frágil del humedal porque es la zona en formación y crecimiento de las islas. Este sector es reconocido en el Plan de Manejo del Delta como de protección ambiental, por lo que no se permiten las subdivisiones ni las construcciones con fines residenciales.