Compartir en:

amigable

Se inició una capacitación para funcionarios municipales destinada al diseño de una nueva estructura urbana que reordene el distrito para transformarlo en un lugar más amigable. En ese marco, se abordaron proyectos piloto relacionados a las bicisendas, la peatonalización, el reordenamiento del tránsito, los eventos al aire libre y el borde costero sobre el Río Luján, que tienen a mejorar la calidad de vida de los vecinos.

Del encuentro formó parte el director del Departamento de Ingeniería de la Universidad Colegio de Londres, Nick Tyler, quien expuso los conceptos de una ciudad amigable. Y sobre su primera impresión de Tigre sostuvo: “Creo que tiene el potencial necesario para ser una de las grandes ciudades del mundo, rediseñada para el aprovechamiento del espacio público. Sabemos que las ciudades son las personas, y lo que le da vida es la interacción entre las mismas. Con esto en mente, tenemos varios proyectos piloto que hoy estuvimos presentando y que pensamos son perfectamente aplicables a este lugar”.

Por su parte, el director para América Latina del Instituto para la Ciudad en Movimiento, Andrés Borthagaray, quien coordinó ayer el taller, manifestó: “Hay inteligencia, compromiso y vocación por parte de Tigre para cambiar la forma tradicional de entender cómo se mueve la gente en la ciudad. El Municipio tiene muchos potenciales como el tren, el transporte fluvial y tiene además la posibilidad de traer más movilidad activa. Por eso, se discuten prácticas en el mundo y en Argentina para ir cambiando el modelo a uno que contemple más el concepto del cuidado del espacio público”.

El Instituto para la Ciudad en Movimiento hace hincapié en el análisis del diseño urbano de calles y espacios públicos con un enfoque más orientado a las personas y al derecho a la movilidad. Bajo esa perspectiva, ofrece un marco de interpretación para conocer mejor las consecuencias de decisiones alternativas. Eso requiere un rumbo exploratorio y explicativo que articule visiones desde la perspectiva de los ciudadanos, los funcionarios gubernamentales, los operadores de transporte público, los profesionales y los académicos, eentre otros. De esa manera, a través del curso, se busca brindar a estos actores mayores recursos para intervenir las calles y los espacios públicos.

Por su parte, el subsecretario de Urbanismo municipal, Rodolfo Díaz Molina, destacó: “Buscamos generar una ciudad para la gente, amigable, y lo hacemos con este taller que nos trae la experiencia más concreta para poder llevar adelante uno de los proyectos piloto sobre el que veníamos trabajando desde el año pasado. Se trata de poder introducir la bicicleta y ver de qué manera reordenar el tránsito en el lugar más complicado que tenemos que es la zona de Tigre Centro y el Puerto de Frutos”.

“No buscamos copiar a otras ciudades y transportar las ideas aquí, sino que con la experiencia de otros lugares y con el conocimiento de nuestra sociedad, ver cuáles son las cosas que podemos aplicar. Algo que está en marcha es lo que tiene que ver con limitar el ingreso de los grandes ómnibus y de aquel movimiento que obstaculiza el tránsito, y ordenar el tema de la mano única y el estacionamiento, ya que hay dos veredas para estacionar y eso trae problemas. Estas son las primeras medidas que se van a tomar como prueba para verificar, medir y establecer de manera definitiva aquellas que funcionen correctamente”, concluyó el funcionario municipal.