dos1

Para conmemorar el Bicentenario de la Independencia nacional y su décimo aniversario, el Museo de Arte Tigre (MAT) inauguró dos muestras: «200 años de grabado en Argentina» y «Figurados: de la neofiguración a la fotografía de escena», que estarán en exhibición hasta octubre.

«Para festejar el Bicentenario, tenemos la inauguración de dos muestras que abarcan desde 1830 hasta el siglo XXI, son 200 años de arte argentino. Comenzamos con el siglo XXI, con los grabados, que son las primeras imágenes que circularon por Río de la Plata y que pertenecen al Museo Histórico Nacional. Luego, todo el siglo XXI, con producciones que pertenecen al Museo Nacional del Grabado y una colección del Banco Ciudad, conformado por arte contemporáneo del siglo XXI», explicó la directora del MAT, María José Herrera.

La exposición «200 años de grabado en Argentina» contó con la colaboración de la Secretaría de Patrimonio Cultural y la Dirección Nacional de Museos. Ambos espacios aportaron más de 50 obras del Museo Histórico Nacional y del Museo Nacional del Grabado.

Pío Collivadino, uno de los introductores del aguafuerte; las litografías de las obras tempranas de Emilio Pettoruti; las imágenes de denuncia de los Artistas del Pueblo (Facio Hebequer y Vigo, Bellocq); el arte religioso de Pompeyo Audivert y Víctor Delhez; la ácida sátira de Sergio Sergi; los paisajes urbanos de Víctor Rebuffo; la fantasía dislocada de Aída Carballo y la poética sutileza de los gofrados de Fernando López Anaya están presentes en la exposición.

Por otro lado, se presentó la colección «Figurados: de la neofiguración a la fotografía de escena». Esta selección de la colección del Banco Ciudad es un recorrido por las tendencias artísticas entre los años setenta y el siglo XXI que se desenvolvieron dentro de la figuración. En progresión cronológica, los neofigurativos proponen una imagen que superase la oposición entre figuración y abstracción.

Sobre el museo local, el intendente Julio Zamora opinó: «Una vez más, el MAT demuestra ser uno de los íconos en materia cultural en la región, con propuestas de primer nivel para el disfrute de los vecinos y turistas que vienen a visitarnos. Claro que esto es el resultado de un trabajo que inició allá por el 2006, con el compromiso de afrontar el reto de construir uno de los mejores museos del país y que hoy cumplió con ese objetivo. Pero si nos ponemos a reflexionar, han pasado solo diez años. El potencial sigue siendo inmenso y las posibilidades infinitas, además bien sabemos que el equipo de trabajo con el que cuenta este lugar es envidiable».