gamarra2

Junto a la Fundación Villacero y la Embajada de México en Estados Unidos, se inauguró en el Museo de Arte Tigre (MAT) una muestra de obras de los escultores Sebastián y Jorge Gamarra, que estará en exhibición hasta marzo de 2016.

«En esta oportunidad, vemos la confluencia de dos artistas que trabajan con la geometría desde dos perspectivas diferentes, pero muy complementarios. Un mexicano, que es Sebastián, y Jorge Gamarra, que es argentino, donde se da un diálogo entre escultores, una disciplina que cada vez está menos en su estado puro», explicó la directora del MAT, María José Herrera.

Además, Herrera agregó en la apertura de la propuesta: «Es una exposición que apreciará todo tipo de público, porque se disfruta de las formas, los materiales y lo que ellas transmiten. Además, haremos muchos cursos, conferencias y talleres para que todos se interioricen y participen, sin importar la edad».

El mundo de las formas que plantea Sebastián es el de las ideas, en el sentido platónico del término. Es de los cuerpo ideales, abstractos. Su base está en la matemática; y en sus obras convergen un gran número de conceptos científicos de la geometría no euclidiana y la física cuántica. Así, sus esferas son una reflexión sobre la relación entre el espacio y el tiempo, y exhiben los distintos estados de una forma en movimiento.

«Trabajo desde el año 1968 y hago un tipo de obra monumental urbana. Tengo muchos trabajos expuestos en el mundo; y en esta ocasión exhibo una investigación hecha con geometría cuántica y relacionada puramente con la matemática. Es estricta y racional, pero sin dejar de ser emocional, a través de 15 esferas que se pueden ver en este prestigioso museo», expresó el escultor mexicano Enrique Carbajal, más conocido como Sebastián.

Por su parte, las obras de Gamarra, también geométricas, se anclan en el mundo terrenal. Sus «herramientas», inspiradas en las prehistóricas, hablan de la habilidad que distingue al hombre: la de transformar su entorno mediante el trabajo. Sobre ellas, el artista argentino afirmó: «Quise vincular la obra de Sebastián con algo mío, por eso como él presentó esferas; yo aporté lo mío con círculos hechos por piedra».

«He participado varias veces con distintas muestras en el Museo de Arte Tigre; además el marco es maravilloso. Amo este lugar, mi abuelo vivía en el Delta y tengo muchas imágenes de niño cuando venía a pescar y pasaba las temporadas acá», añadió el escultor.