El Índice de Precios al Consumidor (IPC) registró en abril un avance del 1,5%, lo que representa una suba de menos de la mitad con relación al 3,3% medido en marzo.

Según informó hoy el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), el rubro alimentos y bebidas fue el que más influyó en el incremento de abril al marcar un aumento de 3,2% respecto al mes precedente.

De esta forma, la inflación minorista acumuló un alza del 9,4% en el primer cuatrimestre del año y del 45,6% en los últimos 12 meses.

La suba de abril de 1,5% fue la más baja desde noviembre de 2017 a la fecha, cuando se registró una variación de 1,4%.

En abril, el rubro que más incremento registró fue alimentos y bebidas, con el 3,2%. Es suba fue compensada, en términos estadísticos, con las bajas del -4,1% en comunicación y el -1,5% en educación.

En tanto, los rubros vivienda, agua, electricidad y combustibles se mantuvieron sin cambios, debido a la decisión del gobierno de congelar las tarifas de los servicios y los precios de las naftas.

En el rubro alimentos y bebidas, los principales aumentos se observaron en productos con un alto componente estacional, como frutas y verduras, tubérculos y legumbres. También se observaron alzas en carnes y derivados, azúcar, dulces, chocolate y golosinas, entre otros.

Por contrapartida, el rubro educación registró una baja en abril producto de la reducción observada en cuotas de distintos niveles educativos, aunque sigue siendo la división de mayor incremento acumulada en lo que va del corriente año.

Además, el rubro comunicación también mostró una merma el mes pasado, a raíz de la retracción en los precios de planes prepagos de telefonía celular y telefonía fija.

Este ítem resultó el de mayor incidencia negativa en el mes y fue la principal causa de la baja observada en servicios (-0,2%) y precios regulados (-0,7%).

Luego de que se difundieran los números de abril, el titular del Indec, Marco Lavagna destacó “la dificultad que presenta realizar estadísticas en medio de la pandemia”, con muchos negocios, de rubros enteros inclusive, que estuvieron cerrados.

“Por ejemplo, en indumentaria, bares y restaurantes y hotelería, que estuvieron cerrados, no pusimos ‘cero’ sino que mantuvimos la variación promedio, para no afectar, para arriba o para abajó, el cálculo final”, explicó Lavanga en declaraciones a Radio con vos.

Además, el funcionario dijo que la suba de 1,5% de abril fue producto de una serie de movimientos, como el congelamiento de los servicios públicos y los combustibles, que tiraron «para abajo” al índice, al igual que la baja en educación porque los establecimientos privados no se cobraron «los útiles o el comedor”, entre otras cuestiones.

“Espero que esta tendencia a la baja (en la inflación) vaya mejorando, porque hay rubros como alimentos que viene subiendo muy fuerte”, manifestó Lavagna.