Compartir en:

El ministro de Obras Públicas nacional, Gabriel Katopodis, anunció que nacionalizará «progresivamente» cinco rutas que están bajo gestión privada y que revisará las concesiones de los accesos norte y oeste, que se encuentran judicializadas por denuncias de irregularidades en el otorgamiento de las prórrogas de los contratos durante el gobierno macrista.

«Vamos a ir revisando todos los casos. Hay muchas concesiones que están en manos privadas y hemos tomado la decisión de que pasen a la administración del Estado», aseguró el funcionario, quien puntualizó que son cinco los corredores viales que a partir de este mes, de «manera progresiva y a medida que se venzan los contratos, se transferirán a manos del Estado».

Las rutas que se estatizarán son la 188, ubicada en la provincia de Buenos Aires; las 9 y 34, que unen las ciudades de Santiago del Estero, Tucumán y Jujuy; y las 8 y 36, que van desde Mercedes a San Luis.

En diálogo con El Destape Radio, Katopodis expresó: «El Estado va a administrarlas, con la consecuencia de que la ganancia que quedaba en manos privadas se va a poder reinvertir en la mejora y el reacondicionamiento de esas rutas».

Al respecto de las concesiones de las autopistas que conectan el norte y el oeste del Conurbano con la CABA, el ministro recordó que «están judicializadas» y aseguró que «se van a revisar» los contratos.

«En cada caso, vamos a tomar las decisiones que correspondan para que todo sea de manera transparente, las obras se hagan y las rutas sean seguras para todos los argentinos», sostuvo el funcionario.

La exdirectora de Asuntos Jurídicos de Vialidad Nacional, Julieta Ripoli, denunció ante la Justicia que cuando se prorrogaron los contratos a Autopistas del Sol (Ausol) y Grupo Concesionario del Oeste (GCO) se registraron «renegociaciones espúreas», con «cláusulas abiertamente leoninas, abusivas, en beneficio de las empresas vinculadas al Presidente (Mauricio Macri) y en detrimento de los intereses del Estado y de los usuarios».