El jefe de Gabinete del Ministerio de Salud provincial, Enio García, adelantó hoy que se está evaluando restringir actividades recreativas ante la llegada de la segunda ola de coronavirus.

«Aumentó la ocupación de camas de terapia intensiva, se podría decir que empezó la segunda ola, es una tendencia que no va a ir bajando, por lo menos, a corto plazo», dijo el funcionario, en diálogo con AM 750.

El sanitarista comentó que también aumentaron otros indicadores a nivel provincial, como la positividad de los testeos, por lo que admitió que se evalúan nuevas restricciones con el objetivo de achatar la curva de contagios.

«Hay evidencia de que frecuentar espacios cerrados no colabora, por ahí no hace falta cerrar los bares, sino tratar de que la asistencia sea en veredas, terrazas o espacios abiertos», indicó García.

Además, el funcionario precisó que el objetivo sería aplicar «una serie de medidas escalonadas para ir intentando, y ver cómo impacta la curva».

«Que sea algo más escalonado para evitar impulsar medidas sanitarias como las que adoptó Chile, que la semana pasada comenzó una gran cuarentena», detalló.

García también dijo que en la provincia de Buenos Aires ya fueron detectados casos de coronavirus con las variantes de Manaos y Reino Unido, más contagiosas. Y remarcó que por ahora no hay «circulación comunitaria», aunque no descartó que eso pueda ocurrir, ya que en la ciudad de Buenos Aires «sí hay casos sin nexo epidemiológico de ambas cepas».

Con relación a mayores restricciones para quienes regresen del exterior, el médico dijo que «hay una situación compleja» ya que «hay turistas que necesitan volver», pero aclaró que «hay que tener el cuidado de que cuando vuelvan, más allá del resultado, cumplan con un aislamiento estricto de 14 días sin salir de casa, si se puede en un hotel, mejor, pero que cumplan con esa cuarentena».

Al ser consultado sobre la campaña de vacunación, García dijo que la Provincia tiene la «capacidad de ampliar la capacidad, cuando lleguen más dosis».

«Es difícil que se vayan abriendo postas si no hay más dosis; si tenemos el suministro más previsible, se puede planificar mejor y abrir más postas para reforzar», informó.

«Tuvimos picos de más de 60 mil vacunados en un día, y podemos ampliar eso, en la medida que nos den más previsibilidad sobre la llegada de las dosis», apuntó el funcionario.