El presidente Alberto Fernández anunció esta mañana que se evalúa la posibilidad de que durante «diez días» la población se quede «en su casa» para evitar la propagación del coronavirus. Además, se analizan formas para paliar el impacto económico que tendría el freno de la actividad.

«Paremos la Argentina durante diez días y quedémonos en casa, evitemos la circulación. Hasta acá todos los casos que tenemos son importados, solo dos casos son de contacto estrecho con alguien, pero que también vino del exterior. Si eso es así, entonces paremos durante diez días, algo que no cause mucho daño económico, porque cuanto antes frenemos esto, menos riesgoso será el invierno», dijo el jefe de Estado, en declaraciones radiales.

En otra entrevista, el mandatario señaló en el mismo sentido: «Todo lo que podamos hacer por restringir las reuniones públicas, ir al teatro, ir al cine, bienvenido sea. Estamos analizando la posibilidad de hacer un corte en algún momento, que la gente pueda quedarse en su casa y así evitar la circulación del virus. Estamos buscando el momento».

Fernández dejó claro que hoy «el tema de la pandemia» es su «prioridad» y que como consecuencia el análisis de la situación es «día a día», al igual que las medidas que se toman.

Esta tarde, el Presidente se reunirá con sus ministros y expertos en la residencia de Olivos para evaluar las próximas disposiciones, entre las que se incluye la continuidad o no de las clases.

Del encuentro también participará el gobernador Axel Kicillof, con sus ministros de Educación y de Salud, ya que Buenos Aires es la provincia más afectada, dijo el jefe de Estado.