Al finalizar el gobierno de Mauricio Macri, el índice de pobreza a nivel nacional alcanzó el 35,5%, según los datos del segundo semestre de 2019 difundidos hoy por el Indec. De esta manera, se incrementó en 3,5 puntos porcentuales con relación al 32% registrado en igual período del año anterior.

En tanto, el nivel de indigencia medido entre julio y diciembre del año pasado fue de 8%, 1,3 puntos más que el 6,7% del segundo semestre de 2018.

Este 35,5% representa que sobre una población de 47 millones de personas, alrededor de 16,4 millones de habitantes no tuvieron los ingresos suficientes para acceder a la alimentación, los servicios básicos y la indumentaria que se requieren para no ubicarse por debajo de la línea de pobreza.

Dentro de este número de pobres, 3,7 millones son indigentes, debido a que sus ingresos no alcanzaron para comprar el mínimo de alimentos para la subsistencia.

Estos números -en base a las proyecciones existentes- se incrementarían de manera sensible durante el primer semestre de este año, a causa de los efectos económicos de la pandemia de coronavirus.

Al respecto, el director del Observatorio de Deuda Social de la UCA, Agustín Salvia, advirtió que la coyuntura de aislamiento agravará en los próximos meses la situación social que «ya era delicada a finales del 2019».

«Hay que salir de la crisis anterior y de esta nueva crisis que golpea al segmento que debía ponerse a la vanguardia de la recuperación», afirmó el especialista en diálogo con la agencia de noticias Télam.

En lo que respecta al informe del Indec, estos niveles de pobreza e indigencia, de 35,5% y de 8% al término del segundo semestre del año pasado, respectivamente, se ubicaron ligeramente por encima de los índices del primer semestre de 2019, cuando ambos registros fueron de 35,4% y 7,7%, respectivamente.

Este aumento ocurrió durante un año en que la inflación trepó al 53,8% y la economía en su conjunto cayó 2,2%, según los datos del mismo Indec.

Entre los niños de hasta 14 años, el 52,3% son pobres, mientras que entre los que tienen entre 15 y 29 años, lo son el 42,5%.

La medición que realiza el Indec sobre la pobreza y la indigencia es una comparación de los bienes y servicios requeridos que componen la Canasta Básica Alimentaria (CBA) y la Canasta Básica Total (CBT), contra los ingresos que perciben los integrantes del sector de la población tomado como muestra.

El organismo también dio cuenta de que la ciudad de Concordia, en Entre Ríos, resultó el conglomerado urbano con mayor índice de pobreza, con el 51,1% de su población. En segundo lugar, se ubicó Salta, con el 45,5%, seguida por Santiago del Estero (45,2%), Formosa (41,6%) y Posadas (41,3%).

En el Gran Buenos Aires, el principal conglomerado del país, el índice de pobreza fue del 40,5% al cierre del segundo semestre del año pasado.

En cuanto a la indigencia, los partidos del Gran Buenos Aires concentraron la mayor proporción con el 11,3%, seguidos por Concordia con el 11%, San Nicolás – Villa Constitución con el 8,6%, Rawson – Trelew con el 8,3% y Salta con el 7,9%.