El Frente de Unidad Docente rechazó una nueva propuesta del gobierno provincial que consistió en un 20% de aumento (un punto más que la anterior) en cuatro tramos (uno más que en la última). De esta forma, la Mesa Técnica Salarial ingresó en un cuarto intermedio.

Además, la admistración de María Eugenia Vidal ofreció una suma de 750 pesos por cargo, por única vez, en concepto de recomposición de la pérdida de poder adquisitivo de 2016. En estos términos, este monto no incluía a los jubilados.

“No hubo voluntad, no asumen la responsabilidad que les compete para resolver la situación salarial de los docentes bonaerenses. El gobierno tiene la intencionalidad de bajarle el poder adquisitivo a los trabajadores de la educación”, acusó el secretario general del Suteba, Roberto Baradel.

Además, el dirigente manifestó: “El gobierno, frente a la expectativa que hay por parte de los docentes, lo único que hace es dilatar el conflicto. Esto es un paso más de la estrategia que vienen llevando a cabo sin escuchar los reclamos justos que seguimos expresando”.

Por su parte, la titular de la FEB, Mirta Petrocini, calificó como “insuficiente” la propuesta del gobierno, que incluyó un adicional por presentismo “de acuerdo a la disminución interanual de la masa salarial en suplencias” siempre que se verifique una “reducción del 10% o más” en comparación interanual.

“El dinero dispuesto para el salario perdido durante 2016 no solo está muy lejos de la realidad inflacionaria, sino que al ser no remunerativo no impacta en el básico y no es percibido por los jubilados”, agregó la gremialista.

“Las cifras que se nos ofrecen en concepto de presentismo también son no remunerativas”, aclaró Petrocini, quien señaló: “La verdadera discusión sobre el ausentismo debe darse en las comisiones técnicas, como lo venimos solicitando hace meses, ya que la Provincia no otorga datos precisos acerca de las reales causas de las licencias docentes”.

Por último, Petrocini denunció: “Mientras los gremios estábamos adentro participando de la paritaria, las autoridades hicieron circular una propuesta paralela a quienes se encontraban esperando el resultado de la reunión. Estas acciones no solo resienten la buena fe con la que se debe negociar, sino que siembran más dudas y equivocaciones dentro de un contexto tan sensible como el que estamos atravesando”.