El Frente de Todos está ultimando los detalles del proyecto de ley que presentará en junio en la Cámara de Diputados para crear un impuesto a las grandes fortunas, mientras avanza en las negociaciones con los bloques opositores para conseguir los respaldos para lograr su aprobación.

La iniciativa diseñada por el presidente de la Comisión de Presupuesto, Carlos Heller, a pedido del titular del bloque, Máximo Kirchner, propone cobrar, por única vez, un impuesto a los patrimonios que superen los 200 millones de pesos, a fin de recaudar el equivalente a 3.000 millones de dólares.

De acuerdo al proyecto las personas que tengan más de esa cifra pagarán una tasa del 2% y ese porcentaje será progresivo, con un tope del 3,5%. Se tomará como base los bienes personales declarados hasta marzo de este año, según lo que dejaron trascender fuentes parlamentarias.

La intención del oficialismo es reforzar la recaudación, que tuvo una fuerte caída por la crisis que tiene la actividad económica a raíz de la pandemia de coronavirus, y contar con los recursos para atender la emergencia sanitaria y económica.

Fuentes del oficialismo señalaron que en junio se presentará el proyecto, pero están esperando que se estabilicen el funcionamiento virtual y la firma digital. Mientras, avanzan en la búsqueda de acuerdos con fuerzas de la oposición.

Los acuerdos políticos son centrales para la bancada que conduce Kirchner para lograr la aprobación de la iniciativa, ya que se requiere una mayoría absoluta -129 votos positivos- y, con la actual paridad que tiene la Cámara Baja, el oficialismo solo puede alcanzarla con el apoyo de otros bloques.

El Frente de Todos tiene 119 integrantes pero un voto menos por la licencia de José de Mendiguren, por lo que necesita once votos más para alcanzar el piso exigido para debatir la creación de un impuesto, que es una de las materias vedadas para los DNU.

Por este motivo, la bancada oficialista tiene la mirada puesta en enhebrar acuerdos con los dos interbloques provinciales; la bancada de izquierda, que tiene dos integrantes y ya presentó un proyecto similar; y la diputada del Movimiento Popular Neuquino Alma Sapag.

El interbloque Federal para el Desarrollo -integrado por exmacristas y miembros de bloques provinciales- y el interbloque Federal -conformado por Consenso Federal y diputados cordobeses- reúnen 19 miembros, por lo que su respaldo es central para la sanción de la ley.

En el oficialismo no descartan que los legisladores que responden a los gobernadores de Juntos por el Cambio, una bancada que en total tiene 116 votos, puedan acompañar el proyecto. En este caso, tendrán influencia las negociaciones sobre cómo se hará la distribución de los recursos que se generen por este tributo.

De hecho, la tratativa central está planteada en cómo se distribuirán los recursos que en principio solo iban a estar destinados a salud y desarrollo social, pero que desde la oposición piden que se vuelquen también a apuntalar a las pymes y el crecimiento productivo.

Otro tema clave es cómo afrontar una sesión con un proyecto de estas características, ya que hasta ahora solo se han tratado de manera remota iniciativas consensuadas. Para muchos diputados de la oposición, en este caso se deberán buscar las alternativas para concretar una sesión presencial.