bussi

El represor Antonio Domingo Bussi, uno de los más duros y crueles integrantes de la dictadura militar, falleció en la ciudad de Tucumán a la edad de 85 años, en medio del inicio de un nuevo juicio que lo tendría sentado en el banquillo de los acusados por sus crímenes de lesa humanidad.

El genocida, quien había encontrado cobijo en la democracia cuando fue elegido gobernador de Tucumán por su partido Fuerza Republicana, murió a consecuencia de «un paro cardiorrespiratorio por una falla multiorgánica», según confirmó a Télam el médico Ramiro Castellanos.

Pese a que estaba a punto de enfrentar un nuevo juicio, Bussi ya había recibido una condena a prisión perpetua por la desaparición y posterior asesinato del senador justicialista Guillermo Vargas Aignasse.