Con la Parroquia Inmaculada Concepción como escenario, en Tigre Centro, se desarrolló durante Semana Santa la segunda edición del Festival Internacional de Música Virreinal. En la última fecha del ciclo de música barroca, el sábado a la noche, se presentaron la Orquesta de Música Popular Latinoamericana de Baires – Bancalari y el número «Tocatas y sonatas para tecla y violines».

«Esta noche fue el broche de oro de una propuesta pensada para traer lo mejor de la música barroca al corazón de la ciudad. Esperamos ansiosamente la oportunidad de tener una tercera edición y que la magia de los artistas que hoy hemos escuchado pueda regresar prontamente», expresó el director ejecutivo de la Agencia de Cultura, Daniel Fariña.

Con el lema «Recuperar la historia para construir el futuro», el festival propuso a vecinos y visitantes una experiencia distintiva que les permitió disfrutar de bellas y antiguas composiciones y del talento de muy destacados artistas, quienes ofrecieron un mensaje de paz y solidaridad.

El jueves, en el primer acto, se presentó el espectáculo «Lacrimarum Terra», en manos del grupo Capilla del Sol; y el jueves, en el segundo, «Nada es día, todo es noche», del ensamble Terra Australis.

Por otro lado, en paralelo, el público pudo visitar la muestra fotográfica «Por las Huellas Misioneras en América Latina», un conjunto de imágenes del archivo Jesuítico de Zurich tomadas por el padre Félix Platner y el fotógrafo Alemán Albert Lumte, en su recorrido por América Latina en 1950.