Durante la sesión ordinaria de esta mañana, el Concejo Deliberante aprobó por unanimidad el proyecto de ordenanza que regula el acceso al cannabis y sus derivados con fines medicinales para pacientes del distrito y permite la producción pública.

La norma impulsada por concejales del Frente de Todos Javier Parbst y Florencia Mosqueda, con el respaldo de especialistas y científicos del CONICET y el INTA, también autoriza el autocultivo de la planta para tratamientos terapéuticos.

Al respecto, Parbst explicó: «La ordenanza permitirá generar un registro de vecinos y vecinas que requieren productos con principios cannabinoides, para poder producirlos y consumirlos en un marco legal y seguro, además de incentivar esta próspera industria en articulación con el sector privado, con la regulación correspondiente desde el Estado».

«Se está avanzando a nivel país para terminar con la estigmatización y la persecución que sufrían quienes utilizan estos productos, y creemos que ese es uno de los mayores logros, la concientización social», agregó el concejal.

En tanto, el edil destacó el respaldo cosechado por esta iniciativa. «Celebramos el acompañamiento que tuvimos desde un inicio del intendente Julio Zamora», expresó y también ponderó «la participación de asociaciones vinculadas a la temática, así como de vecinos y vecinas que utilizan el cannabis medicinal».

A partir de la entrada en vigencia de esta ordenanza, se incorporará el cannabis y sus derivados al sistema de salud pública municipal para el tratamiento de distintos síndromes, trastornos, enfermedades y patologías, como epilepsia, enfermedades degenerativas, cáncer, náuseas y vómitos derivados de la quimioterapia, sida, autismo, síndrome de west, dolores crónicos, fibromialgia, glaucoma, esclerosis múltiple, párkinson y esquizofrenia, entre otras.

Los responsables de prescribir su uso serán médicos profesionales, quienes además deberán hacer la evaluación integral de los efectos positivos y negativos del suministro a los pacientes.

Además, el Municipio promoverá estudios e investigaciones relacionadas con el uso del cannabis y estimulará la producción pública de medicamentos a base de sus derivados.

También se autorizará el cultivo personal para los pacientes que cuenten con una orden médica para someterse a un tratamiento. Con este objetivo, se creará el Registro de Cultivadores, que otorgará las licencias de producción.

Por otra parte, se instituirá un Consejo Cultivo de Cannabis Medicinal formado por representantes del Concejo Deliberante, el Municipio, universidades nacionales, organizaciones civiles, el INTA y el ANMAT.

Por último, se realizarán programas de capacitación, concientización y sensibilización dirigidos a los trabajadores de la administración pública municipal, con especial énfasis en los que integran el sistema de salud.