Marcelo Paulitti, el barrabrava de Tigre detenido por la pelea interna de la hinchada, que se cobró la vida de Adrián Velázquez tras el tiroteo del pasado domingo, se negó hoy a declarar ante el fiscal de San Fernando, Alejandro Musso.

Fuentes judiciales aseguraron a Télam que el apresado es uno de los laderos principales del líder de la fracción oficial «La 13», Daniel Paz, alias «el Negro Fiorucci».

La detención de Paulitti se concretó anoche tras cuatro allanamientos solicitados por el fiscal, de los cuales participaron más de 250 efectivos de Gendarmería Nacional.

Además de Paulitti, los investigadores buscaban a otros tres integrantes de la barrabrava de Tigre, quienes ahora se encuentran en calidad de prófugos: «el Negro Fiorucci»; Abel «el Gallego» Lavigna, quien había sido baleado durante los incidentes; y Diego Gareis.

Las órdenes de detención fueron solicitadas ayer por la tarde, luego de que Musso cambió la carátula de la causa judicial a «homicidio, lesiones graves y abuso de armas».

La modificación en la carátula se produjo tras la muerte de uno de los baleados en el marco de la batalla que protagonizaron dos facciones de la barra de Tigre, en las inmediaciones de la cancha en Victoria.

Se trata de Velázquez, de 40 años, quien permanecía internado con un compromiso vascular importante, ya que fue baleado en la arteria femoral y perdió mucha sangre.

Musso quiere saber cuál fue el origen de la disputa y cómo se desarrolló la pelea que el domingo alrededor de las 16 terminó a tiros entre los integrantes de «La 13» y «La Pacheco». La principal hipótesis indica que el enfrentamiento interno entre los barras comenzó pocas semanas atrás por las entradas y los viajes a los partidos de la Copa Libertadores.

Por JIU