El presidente Alberto Fernández anunció esta tarde una nueva etapa del aislamiento por la pandemia de coronavirus para el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), que regirá desde el 1 y hasta el 17 de julio próximo como consecuencia de un aumento en los contagios de coronavirus.

El jefe de Estado indicó que habrá limitaciones para la utilización del transporte público, que será de uso exclusivo para trabajadores esenciales desde el lunes próximo en la región, donde pidió a todos que «se queden en casa».

«Los argentinos deben enojarse con la pandemia, no con el remedio», dijo el Presidente en un mensaje grabado desde la residencia de Olivos, en el que sostuvo, además, que «no se debe permitir el aumento de casos».

Acompañado por el gobernador bonaerense Axel Kicillof y el jefe de gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta, Fernández resaltó que todas las medidas se toman «en consenso y coordinación» con la Provincia y la Ciudad.

Los tres mandatarios habían mantenido en la tarde de ayer una reunión en Olivos que comenzó alrededor de las 18 y terminó a las 21. Y hoy mantuvieron otro encuentro desde el mediodía para definir detalles de las medidas anunciadas.

«Alberto Fernández nunca se enamoró de la cuarentena: es un remedio para la pandemia y es el único que conocemos; de lo que estamos enamorados es de la vida y por eso la cuidamos tanto y por eso nos pesa tanto ese número trágico de personas que dejaron de estar entre nosotros», dijo el Presidente, en referencia a los más de mil fallecidos por covid-19 en el país.

Además, precisó que «el 97 por ciento de los casos que se detectan ocurren en el AMBA» y agregó que «en los últimos 20 días, los casos aumentaron 147% y los fallecidos, 95%», al tiempo que dejó claro que «los casos no aumentaron por los tests, sino por la circulación del virus», que tomó mayor velocidad en los últimos días, tal como se preveía.

La fase estricta del aislamiento social que anunció hoy el mandatario ante este incremento en la circulación del virus estará vigente desde el 1 y hasta el 17 de julio.

«America Latina hoy es el epicentro de la pandemia», mencionó al repasar datos relativos a la tasa de incidencia del coronavirus (contagios cada 100 mil habitantes), una nómina en la que la Argentina acumula valores de 115 y Chile, por ejemplo, 1.331.

El Presidente explicó que «hay que hacer algo para parar el ritmo del contagio, para aliviar las camas ocupadas y seguir garantizando que todos los argentinos tengan la atención que merecen».

«El problema lo tenemos en el AMBA y, entonces, tenemos que hacer un esfuerzo enorme en ese lugar, para preservar la salud de los que vivimos allí y para ser solidarios con el resto del país: tenemos que aislar el AMBA porque en el resto del país no tienen esos problemas», subrayó en referencia al distanciamiento social que rige en casi el 85 por ciento del territorio argentino.

Las nuevas restricciones para el AMBA abarcan el uso del transporte público, que estará destinado «exclusivamente» a los trabajadores de las 24 actividades y servicios declarados esenciales.

Respecto a este segmento de trabajadores, indicó que quienes se trasladen con sus automóviles deberán solicitar nuevamente el permiso de circulación correspondiente.

«Vamos a volver a sacar a las fuerzas de seguridad para controlar el tráfico de automóviles y de personas para que solo se muevan los que cumplen actividades esenciales», enfatizó Fernández para dimensionar el alcance de la medida.

En ciertas zonas del Gran Buenos Aires, se permitirá el funcionamiento de algunas industrias que exigen procesos continuos de producción o fabrican con fines de exportación, se precisó también.

En relación con el empleo público, Fernández indicó que se propiciará que tanto en ámbitos de la Nación, como de la Ciudad y la Provincia, se incentiven las tareas de manera remota para limitar la circulación de trabajadores.

El mandatario anunció también que el gobierno continuará asistiendo a las empresas en el pago de sueldos y mantendrá el pago del IFE para quienes lo necesiten en el AMBA, la provincia de Chaco y algunas zonas de Río Negro.

«Así, estaremos preservando el empleo y dando tranquilidad a los empresarios, aliviándolos de una inversión muy alta que son los salarios», destacó el mandatario, quien también recordó que «los comerciantes y los profesionales independientes tienen la posibilidad de acceder a un crédito a tasa 0, en relación a sus actividades».

Por último, informó sobre la continuidad del plan Detectar tanto en la Ciudad como en la Provincia para descubrir contagios y dar los tratamientos que corresponden a los vínculos de proximidad de quienes dan positivo en las pruebas.

«Profundizaremos con mayor cantidad de gente y de test, y vamos a mejorar nuestra capacidad de diagnóstico médico con test más rápidos, además de aprovechar mejor los centros de aislamiento», subrayó el jefe de Estado.

El mensaje del presidente Fernández y los que siguieron de Kicillof y Rodríguez Larreta fueron grabados hoy en la residencia de Olivos, donde los mandatarios locales llegaron cerca del mediodía.

En la transmisión, que duró casi una hora, los tres mandatarios hicieron un llamado a los argentinos para que entiendan que con estas medidas más restrictivas los están «cuidando» y no les están quitando libertad, ya que, como dijo el jefe de Estado, «la libertad siempre se pierde cuando uno muere».