El gobierno nacional dispuso hoy que la distribuidora Edenor debe ampliar los créditos establecidos en los medidores prepagos, desde 70 y 85 kWh hasta «un monto, como mínimo, de 150 kWh, de forma tal de garantizar la prestación del servicio de manera normal y habitual» mientras dure el aislamiento social, preventivo y obligatorio por el coronavirus.

La medida, adoptada por el Ente Regulador de la Electricidad (ENRE), «busca reducir el número de recargas adicionales a realizar por los usuarios» y, como consecuencia, «generar menos ingresos a las plataformas virtuales o llamadas telefónicas, simplificando la gestión, además de la consistencia de los sistemas adoptados», indicó la resolución 10/2020, publicada en el Boletín Oficial.

Edenor, la principal distribuidora, tanto en cantidad de clientes como de electricidad vendida (en gWh y en pesos), a partir de su concesión exclusiva en el noroeste del Gran Buenos Aires y el norte de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, informó la semana pasada que otorgaría un crédito de 85 kWh para mantener la continuidad del servicio «a quienes indiquen la imposibilidad de realizar la carga del medidor MIDE (Medidor Integrado de Energía)».

Además, la empresa ofreció la posibilidad de optar por una recarga de 70 kWh, a través de su sitio web o aplicación móvil Edenor Digital, con tarjetas de débito o crédito, según las necesidades de los consumidores.

Sin embargo, el ENRE recordó que existen usuarios «que no cuentan con medios de pago bancarizados» y que deberían trasladarse en forma sucesiva «a puntos de venta de energía» o solicitar, «en reiteradas oportunidades, recargas para tener continuidad del servicio».

A través de la resolución, el organismo de control también recordó que el 80% de la demanda con medidor prepago tuvo un consumo igual o menor a 308 kWh mensuales en promedio, para los meses de enero y febrero pasados.

Por último, el ENRE estableció que la ampliación del crédito se formalizará de forma telefónica, a través de medios virtuales u otras vías.