Se produjeron robos en al menos seis viviendas ubicadas dentro del exclusivo complejo urbanístico Nordelta, durante los festejos de la Nochebuena y la Navidad en ausencia de sus propietarios y moradores.

Los investigadores no descartaron la posible existencia de un entregador ya que los seis hechos delictivos fueron, coincidentemente, en casas que se encontraban deshabitadas durante esas noche y madrugada.

Fuentes de la investigación detallaron que cuatro de los robos se registraron en el barrio La Isla y los otros dos en el barrio Los Castores, ambos situados dentro del extenso complejo urbanístico local.

Los ladrones, tras concretar los robos, bajo la modalidad denominada “escruche”, escaparon sin ser vistos por los vigiladores ni ser captados por los sofisticados dispositivos de seguridad que cuenta Nordelta, aseguraron los informantes.