Unas dos mil personas renovaron hoy el reclamo contra la quema de pastizales en el Delta del Paraná con una manifestación que mantuvo cortado el puente Rosario – Victoria, tras una semana en la que se registraron varios focos incendios en las islas a pesar del accionar del Ministerio de Seguridad nacional en la prevención y el combate de las llamas.

Desde el mediodía, cientos de personas salieron en caravana desde el Monumento Nacional a la Bandera de Rosario en autos y bicicletas hacia el puente que une las provincias de Santa Fe y Entre Ríos con carteles que incluían el reclamo de una «ley de humedales ya».

Cerca de las 14, se realizó el corte de tránsito, con la participación de distintas murgas. Además, un grupo de artistas urbanos pintó en el lugar la frase «No al ecocidio».

«Es la tercera vez que nos convocamos para reclamar en el puente y cada nuevo encuentro es más multitudinario porque se va tomando conciencia del daño ambiental y el daño para la salud que generan las quemas», le dijo a Télam la integrante de la Multisectorial por la Ley de Humedales, Delfina Díaz Nieva.

En este sentido, la activista resaltó: «Acabamos de resolver para el próximo sábado un corte total del puente con una marcha que llegará hasta Victoria, en donde haremos una asamblea interprovincial y un acampe».

Grupos ecologistas de Santa Fe y Entre Ríos denuncian desde principio de año la «quema intencional» de pastizales y bosques nativos en el sector insular que «afecta la biodiversidad y el funcionamiento de los humedales».

Por otra parte, un estudio reciente de la Universidad Nacional de Rosario (UNR) sobre la calidad del aire en dicha ciudad arrojó valores de contaminación muy superiores a los permitidos producto del humo que llega tras los incendios.

Para la periodista y ambientalista Jorgelina Hiba, «el efecto más severo de la quema es el que genera a largo plazo sobre el humedal, y que por las dimensiones alcanzadas algunos califican como ecocidio».

«En lo que va del año, se registraron más de 8 mil focos en el Delta del Paraná, que va del norte de la ciudad de Santa Fe hasta la zona de San Fernando, en la provincia de Buenos Aires, alcanzando así un número récord en la última década», señaló.

Además, Hiba destacó que «considerando solo la zona frente al Gran Rosario, se estima que se han quemado por lo menos 500 kilómetros cuadrados, una superficie que equivale más o menos tres veces la superficie de Rosario».