Compartir en:

Organizaciones sociales, ambientales y de derechos humanos presentaron una denuncia en la Justicia neuquina para que se investiguen las responsabilidades penales por el derrame de petroleo ocurrido el pasado 19 de octubre en el Yacimiento Bandurria Sur (Vaca Muerta), que opera YPF.

Greenpeace apoyó la denuncia realizada por la Asociación Argentina de Abogados Ambientalistas, la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos y la Confederación Mapuche Neuquina, que apunta hacia funcionarios gubernamentales y directivos de YPF.

El derrame, como mínimo, afectó un área de 85 mil metros cuadrados, equivalente a cocho canchas de fútbol, a solo once kilómetros de la localidad de Añelo, en Neuquén.

Además, a dos semanas de que un pozo no convencional quedara fuera de control durante 36 horas, se informó de otro incidente en la misma provincia, esta vez en Loma La Lata, mientras se realizaban trabajos de terminación de un pozo convencional.

Al respecto, Leonel Mingo, de Greenpeace, afirmó: “Lamentablemente, este no es el único impacto del fracking, verdugo del ecosistema patagónico. Los últimos incidentes provocarán serios problemas ambientales”.

Además, el ambientalista continuó: “Más petróleo equivale a más contaminación, contribuye al cambio climático provocando sequías e inundaciones cada vez más intensas y frecuentes que afectan a los argentinos y los recursos del país”.

La denuncia presentada por las organizaciones se fundamenta en la Ley Nacional 24.051 de Residuos Peligrosos, que incorporó al Código Penal Argentino la figura de los delitos o crímenes ambientales.