En la Cámara de Diputados, el Frente de Todos buscará avanzar en los próximos días con la redacción de un conjunto de proyectos impositivos para alentar construcciones pequeñas y nuevas inversiones, eximir del impuesto a las Ganancias al personal médico y sanitario, y crear un tributo extraordinario a las grandes fortunas para reforzar las arcas públicas, en el marco de una caída de la recaudación por la pandemia del coronavirus.

La intención del presidente de la Cámara Baja, Sergio Massa, y el titular del bloque oficialista, Máximo Kirchner, es tener listo esta semana el paquete de iniciativas que tendrá dos objetivos: por un lado, otorgar beneficios a las pymes, los trabajadores de la salud y las nuevas inversiones; y, por otro, mejorar la alicaída recaudación, debido a la falta de actividad económica por el aislamiento dispuesto para mitigar la propagación del covid-19.

De todos modos, el eje de la discusión está centrada en el proyecto para crear un impuesto extraordinario a las fortunas superiores a los tres millones dólares, que permitiría al Estado recaudar unos 3 mil millones de dólares, según las estimaciones.

El paquete de iniciativas que evalúa el Frente de Todos contempla además la reducción o la eliminación del impuesto a las Ganancias al personal de servicios esenciales, como el de la salud; la implementación de un sistema de premios a la inversión productiva proveniente del blanqueo de capitales, el otorgamiento de beneficios impositivos a la construcción de viviendas y la aplicación de un régimen extraordinario de gravamen a capitales especulativos.

Si bien consideran que algunas de estas propuestas se pueden aprobar más adelante, cuando finalice la crisis sanitaria por el coronavirus, otras son urgentes, como la reducción o la eliminación de Ganancias para médicos y empleados de salud, para que puedan realizar horas extras sin que sus sueldos se vean impactados por el tributo.

Otro tema que evalúan como importante es la promoción para la construcción de viviendas de hasta 70 metros que se pueden realizar respetando los protocolos de salud, ya que son pymes que generan muchos puestos laborales directos y, a la vez, contratan a muchos trabajadores monotributistas vinculados con la actividad, explicaron desde la bancada oficialista.

Estos proyectos que se impulsan desde el Frente de Todos se van a acordar con el gobierno nacional. Se trata de medidas que solo pueden aplicarse a través de leyes, es decir que no se pueden definir a partir de decretos.

Al respecto, Massa dijo en los últimos días que «ningún impuesto se va a definir sin acordar con el gobierno nacional» y señaló que existe «una mesa de discusión de diferentes propuestas donde se analizan promover la repatriación de capitales, el tema de ganancias para el personal de la salud, que no te hace la quinta guardia porque sino le entra ganancias, entre otros temas».

Por este motivo, el Frente de Todos busca completar sus propuestas para presentarlas al gobierno nacional y recibir su acuerdo antes de comenzar a construir consenso con los bloques opositores, que es clave para lograr la sanción de cualquier iniciativa.

La bancada oficialista, que conduce Máximo Kirchner, tiene 119 integrantes, pero, al restar la licencia de José de Mendiguren, para completar el número de votos necesarios necesita alcanzar el consenso con bloques provinciales, sobre todo para avanzar con la iniciativa del impuesto a las fortunas, ya que es difícil que puedan sumar a Juntos por el Cambio.

Sobre esta iniciativa, el presidente de la comisión de Presupuesto, Carlos Heller, aseguró ayer que «ya está lista», y recordó que «el universo de personas que alcanza no llega a las 12 mil, y son los que tienen 3 millones de dólares en la declaración de bienes personales».

En ese sentido, el diputado explicó: «La pandemia requiere recursos, y nosotros estamos planteando un recurso extraordinario para una situación extraordinaria, por eso no lo quiero llamar impuesto».