La oposición impuso su mayoría y logró en la Cámara de Diputados la media sanción de un proyecto de ley que reforma el Impuesto a las Ganancias con una suba del mínimo no imponible del 40 por ciento y una actualización de escalas. Se trató de una derrota legislativa para el gobierno nacional, que defendía un cambio más leve en el gravamen.

De acuerdo a la propuesta aprobada anoche se prevé compensar la pérdida de recaudación por el cambio en el tributo a los ingresos con un impuesto a la renta financiera, una nueva imposición a los juegos de azar y la reposición de la retenciones a la minería.

El heterogéneo arco opositor conformado por las diferentes agrupaciones peronistas -FPV, massismo, justicialismo- junto a Progresistas lograron derrotar al oficialismo por 140 a 86 votos tras forzar el cierre de la lista de oradores en una votación que arrojó 148 a 87 sufragios.

Previo a la votación del dictamen de minoría presentado por el kirchnerismo, se puso a consideración el despacho de mayoría que obtuvo solo 88 votos contra los 144 votos de rechazo que fueron cosechados por los bloques opositores.

Ahora, el Senado deberá definir si sanciona esta iniciativa impulsada por el peronismo en su conjunto, dado que el costo fiscal será compartido por la Nación y las provincias en caso de que la AFIP no pueda recaudar con los nuevos impuestos los fondos necesarios para solventar este aumento del mínimo no imponible de la cuarta categoría.

El proyecto impulsado por la oposición contempla la elevación a 44 mil pesos del mínimo no imponible para los casados con dos hijos y a 34.500 pesos para los solteros, y una actualización de escalas que oscilan entre el 5 y el 35 por ciento.

Se mantienen las deducciones por hijo menor de 18 años, cónyuge, seguro de vida, empleadas domésticas, intereses de créditos hipotecarios y se agregan algunas nuevas como la posibilidad de descargar hasta un monto alquileres de vivienda y educación, solo si no hay oferta pública.

En cuanto a los alquileres, el dictamen que se aprobó establece que se puede deducir hasta 48.666 por año, es decir 4 mil pesos por mes siempre y cuando se trate de vivienda única.

Otro punto central es que se elimina la aplicación del gravamen de ganancias sobre el aguinaldo de los sueldos más bajos. En tanto, los jubilados también ven disminuida la imposición de ganancias.

También en el dictamen aprobado con el apoyo de los bloques opositores se duplica el monto de facturación permitido a los monotributistas, con lo cual se puede pertenecer a este régimen simplicado emitiendo facturas por hasta 800 mil pesos anuales, a diferencia de los 400 mil pesos de la actualidad, un monto que no se corrige desde hace más de tres años.

Otro punto incorporado por el kirchnerismo es que deben pagar Ganancias los nuevos magistrados del Poder Judicial que sean nombrados desde el año próximo.

Estos cambios que generarían un costo fiscal de 65 mil millones de pesos se solventarían con 27 mil millones de pesos contemplados en el presupuesto y la reposición de las retenciones a la minería eliminadas cuando asumió Mauricio Macri, con el fin de recaudar 5 mil millones de pesos adicionales.

Además, se grava con una tasa del 10 por ciento los plazos fijos superiores a 1.5 millón de pesos, Lebacs y ganancias de capital e interés para otros activos financieros cuando el beneficio supere los 300 mil pesos.

Otro punto es que se grava en un 7,5 por ciento a las apuestas online y un 10 por ciento a las máquinas de juego sobre su valor.

El debate fue abierto por el presidente de la Comisión de Presupuesto y Hacienda de la Cámara de Diputados, Luciano Laspina, quien defendió la iniciativa del dictamen de mayoría y fustigó a la oposición: “Se quieren llevar por delante a un gobierno con una reforma que no hicieron durante doce años”.

Por su parte, el exministro de Economía y actual diputado kirchnerista Axel Kicillof dijo que la propuesta consensuada de la oposición apunta a que el gravamen “solo alcance al 10 por ciento de los trabajadores” y cuestionó al gobierno “que se mostró generoso con los sectores concentrados de la economía en lugar de cumplir con la plataforma electoral”.

Kicillof convocó a votar este proyecto: “Va a reactivar el consumo y con eso la economía y este es el principio que aplicó nuestro gobierno”.

En tanto, el diputado massista Marco Lavagna aseguró que la iniciativa consensuada en la oposición “apuesta a evitar que más trabajadores paguen el Impuesto a las Ganancias” y destacó que es un proyecto “responsable porque garantiza que las provincias no sufran desfinanciamiento”.

El legislador también señaló: “Buscamos siempre alcanzar un consenso con la oposición pero eso no fue posible”. Y pidió a los gobernadores que “se queden tranquilos” ya que este proyecto “garantiza” el costo fiscal gracias a los impuestos incorporados “a la renta financiera, el juego y las retenciones mineras”.

Además, el economista dijo que esta iniciativa también implicará “un alivio fiscal muy considerable para la clase media trabajadora, que va a volcar estos recursos al consumo”.