Compartir en:

El productor que llevó a la conductora y actriz Natacha Jaitt al salón de eventos Xanadú, ubicado en Villa La Ñata, donde murió el pasado sábado, fue detenido esta madrugada por falso testimonio.

Raúl Velaztiqui, de 47 años, fue apresado luego de que los investigadores detectaran que mintió en su declaración al compararla con los hechos registrados por las cámaras de seguridad del espacio recreativo.

El hombre había afirmado que había encontrado el celular de Jaitt en su auto. Sin embargo, quedó grabado sacándolo de la mochila de la víctima.

En su nueva presentación ante los fiscales de la causa, Velaztiqui se justificó al decir que tenía “miedo” y que había cambiado el teléfono de lugar “para preservarlo”.

Tras las palabras del productor, el fiscal Sebastián Fitipaldi le solicitó al juez de Garantías de San Isidro, Orlando Díaz, que formalice la detención del hombre.

Fitipaldi, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) descentralizada de Benavídez, junto a sus pares Diego Callegari, de la UFI de Violencia de Género de Tigre, y Cosme Iribarren, de la UFI de Don Torcuato, detectaron que Velaztiqui mintió en tres puntos durante la declaración que brindó este lunes por la noche en comparación con la que había dado el fin de semana.

“Había notorias contradicciones entre las declaraciones que hizo ayer de las que hizo el fin de semana”, explicó el procurador bonaerense, Julio Conte Grand, en declaraciones a TN, al tiempo que indicó: “Se encontraron incongruencias en las líneas temporales del relato”.

En las últimas horas, el equipo de fiscales que investiga el hecho comenzó a tomar nuevas declaraciones a las personas que compartieron esa noche con la mediática fallecida.

En tanto, el abogado de la familia de Jaitt, Alejandro Cipolla, sostuvo que la detención y la acusación contra Velaztiqui “cambia el panorama” y que ahora no puede “descartar que haya habido otra intención” en el empresario, si es que “intentó que se borre algo del teléfono”.

Cipolla indicó que el productor “tuvo mucho tiempo para borrar la información que constaba en el teléfono”, por lo que señaló que ahora “no se puede descartar una hipótesis peor”, en el sentido de que Velaztiqui “podría encubrir o proteger a alguien”.

Por su parte, Ulises Jaitt, hermano de la conductora, consideró hoy que el empresario paraguayo se llevó el celular de su hermana como “quien está planificando un crimen”.

“Le sacó el celular en el momento en el que Natacha empezó a sentirse mal para que no pueda buscar ayuda”, consideró.

Además, el hermano de la víctima continuó abonando la hipótesis del asesinato: “Obvio que esto es una devolución de todas las cosas que dijo de gente poderosa, pero no puedo decir de quién porque no tengo las pruebas”.

Natacha Jaitt murió durante la madrugada del sábado último en el salón de eventos Xanadú. Según determinaron los estudios preliminares de autopsia, fue por una falla multiorgánica y en su cuerpo se encontraron rastros de cocaína y clonazepam.