Un funcionario judicial fue detenido acusado de proteger a las bandas de narcos locales, al brindarles información a sus dos líderes, quienes también fueron apresadas, según informaron fuentes policiales y judiciales.

Se trata de Ramón Duarte, jefe de despacho de la Defensoría de Tigre, quien, según la investigación del fiscal antidrogas del distrito, Diego Callegari, está acusado de venderle a los narcos la información de los lugares que la fiscalía y la policía iban a allanar, por lo que los procedimientos siempre daban resultado negativo.

Además de Duarte, ligadas a esta causa fueron detenidas otras siete personas, entre ellas, «Mara» y «Pato», las dos vendedoras de paco más importantes de la zona, quienes operaban con la modalidad de «delivery».

En los 11 allanamientos avalados por el juez de Garantías de San Isidro, Diego Martínez, y realizados entre el viernes y el sábado pasado por la Comisaría Primera de Tigre, la policía también secuestró el equivalente a más de 3 mil dosis de paco.

Las fuentes contaron que hay escuchas telefónicas y seguimientos que complican a Duarte, conocido como «Tito», quien era el número 3 en la línea jerárquica de su oficina, después del defensor y el secretario, por lo que tenía acceso a los denominados «partes preventivos» que confecciona la policía para informar a la fiscalía y la defensoría los domicilios de Tigre donde se vendía droga.

«Cuando íbamos a allanar, esos lugares estaban `limpios`, no había nada de droga», explicó un investigador judicial. La misma fuente contó que cuando fue detenido el viernes pasado a metros de su casa, en el cruce de la Ruta 197 y el Acceso Tigre, «Duarte tenía uno de esos partes preventivos en el bolsillo».

El fiscal Callegari explicó hoy en una conferencia de prensa realizada en la Jefatura Departamental Conurbano Norte, que Duarte se contactaba en forma periódica con las líderes de estas bandas narco y «con los teléfonos intervenidos, surgía que después de esos encuentros se iban pasando, entre las vendedoras de drogas, todos los domicilios que eran motivos de investigación».

Los voceros también contaron que, según la investigación judicial, «Tito» incluso recibía en su despacho a algunos «transas de droga» para los que trabajaba como «informante».

La mayoría de los 11 allanamientos se realizó en General Pacheco, Troncos y Tigre, la zona donde «Mara» y «Pato» se repartían el negocio de la venta de paco. Aunque el sábado último también fueron allanados un par de domicilios en Capital Federal.

El jefe departamental Conurbano Norte, comisario mayor Jorge Nasrala, señaló que «esta operación antidrogas se bautizó ‘Delivery Seguro’ por la protección que este empleado judicial brindaba». Y comentó que de acuerdo a la investigación de los efectivos de la Comisaría Primera que trabajaron en la causa, estas bandas «vendían alrededor de 2 mil dosis de paco semanales en la zona de Tigre».