Un conductor que se dio a la fuga de un operativo de alcoholemia, y casi embistió al inspector de Tránsito que le hacía señas para que detuviera la marcha del automóvil, fue perseguido y detenido por personal policial y del COT.

El sujeto fue interceptado por la unidades de las fuerzas de seguridad en Avenida Santa María y 9 de Julio. Y tras realizarle un inspector la prueba de alcoholemia, se detectó que tenía 0,82 gramos de alcohol en sangre.

El vehículo quedó secuestrado y el conductor fue trasladado a la dependencia policial por escaparse de un control vial.