La distribuidora eléctrica Edenor detectó el robo de energía en viviendas de trece barrios privados del complejo Nordelta, luego de varios operativos realizados en los últimos cinco meses que permitieron relevar un fraude por 436.000 kilovatios, lo que equivale a unos 4 millones de pesos.

Voceros de la compañía explicaron a Télam que en base a inspecciones de rutina que sus operarios realizan en las instalaciones de los más de 3 millones de clientes se fueron encontrando irregularidades en el megacountry tigrense.

«Esta urbanización tiene 27 barrios, y detectamos conexiones clandestinas en 13 de ellos, y en un total de 31 unidades funcionales», explicaron las fuentes de la firma de electricidad.

La metodología de robo varía según cada caso, ya que se detectaron conexiones trifásicas directas, medidores manipulados para que registren menos consumo del real y, además, puentes entre
las fases que no registran consumo.

Estas irregularidades fueron halladas en casas situadas en los barrios Del Golf, Los Castores, Barrancas del Lago, Las Tipas, Las Glorietas, Posadas, La Alameda, Lago Escondido, Altamira, Portezuelo, Bahía Grande, Cabos del Lago y Yacht.

Según indicaron los voceros, Edenor no realizó denuncias penales por estas situaciones fraudulentas debido a que fueron aisladas. La firma solo procedió al retiro de las instalaciones manipuladas y la colocación de nuevos medidores.