Por segunda vez, fue destruido el «opy» (templo guaraní) levantado en Punta Querandí. «Desde el Movimiento en Defensa de la Pacha (MDP) denunciamos como autor intelectual de estos ataques al empresario del Opus Dei Jorge O’Reilly, quien pretende adueñarse del sitio sagrado de los pueblos originarios desde hace casi una década», expresaron.

Cabe destacar que la casa de oración guaraní ya había sido derribada meses atrás. Y que este hecho había sido repudiado, entre otros ámbitos, en la sesión del 24 de noviembre de la Cámara de Senadores provincial.

«En septiembre sufrimos el primer ataque que desapareció por completo el opy. En octubre se reconstruyó con la participación solidaridad de muchísimos sectores. Durante las últimas semanas estábamos techando la construcción para la ceremonia de las frutas en enero», relataron desde el colectivo que reúne a integrantes de pueblos originarios, ambientalistas, educadores y vecinos del Paraje Punta Canal.

Tras el hallazgo del templo indígena derribado nuevamente, miembros del MDP se acercaron hasta uno de los ingresos del barrio privado San Benito para reclamar la presencia de O’Reilly, quien se encontraba en la iglesia católica ubicada a escasos metros. Sin embargo, según los presentes, el responsable de la desarrolladora inmobiliaria EIDICO se retiró del lugar a los pocos minutos sin dar explicaciones.

En cambio, un sacerdote y dos acompañantes se trasladaron los pocos metros que separan el templo católico de la casa de oración guaraní para corroborar los daños denunciados. Pero defendieron a O’Reilly y negaron su responsabilidad en el suceso.

A raíz de este nuevo atentado a la espiritualidad indígena, el MDP convoca a las actividades que se desarrollarán en los próximos días: el jueves 8, desde las 10, se realizará una jornada de fortalecimiento en Punta Querandí; y el domingo 11, desde las 11, se efectuará una protesta en Ruta 27 y Arroyo Sarandí, para señalizar la destrucción de un cementerio indígena con la construcción de Nordelta.

«Llamamos a todas las organizaciones de pueblos originarios, ambientales, de derechos humanos y los sectores políticos a repudiar estos hechos violentos. Exigimos a las autoridades garantizar nuestros derechos a la espiritualidad en los lugares ancestrales como Punta Querandí», agregaron.

El espacio arqueológico, sagrado y educativo que es protegido por familias de distintos pueblos originarios, quienes allí desarrollan ceremonias y talleres, está localizado en el Paraje Punta Canal, en el límite entre los partidos de Tigre y Escobar.