belgrano-norte

Trabajadores ferroviarios del Ramal Belgrano Norte, que une las estaciones de Retiro y Villa Rosa, denunciaron que la situación de la línea es crítica. «Las demoras se producen porque no hay inversión», sentenció un empleado llamado Carlos.

En declaraciones a Radio 10, el operario aseguró que «no hay infraestructura ni repuestos para los trenes». Y detalló: «En las últimas semanas se rompieron cinco máquinas. Tenemos que desarmar un tren para armar otro; volvimos al alambre».

Las quejas de los usuarios se multiplican a diario, por ejemplo se pueden escuchar entre quienes utilizan el tren en forma frecuente desde la estación de Don Torcuato. Las cancelaciones y los retrasos de los servicios dejó de ser la excepción para transformarse en la regla.

Carlos explicó que los pasajeros insultan a los trabajadores. Y resumió: «Lo que pasa es que esta empresa era una de las mejores y ahora es una de las peores, y está funcionando muy mal».

El ferroviario puntualizó que actualmente están en funcionamiento 12 formaciones, que realizan sus recorridos completamente desbordadas de pasajeros, muchos de los cuales viajan inclusive colgados o en los laterales de las locomotoras.

«Las locomotoras tienen casi 40 años, estamos volviendo a un tiempo al que no queríamos volver. Nosotros queremos poner los trenes a punto y repararlos, tenemos la gente preparada para levantarlos, tenemos recursos humanos para hacerlo, pero no hay inversión», concluyó el trabajador.