hospital

Una joven de 21 años denunció que fue abusada sexualmente mientras estaba inconsciente dentro del Hospital Magdalena Villegas de Martínez, en General Pacheco, por un camillero al que empleados de seguridad detuvieron cuando se disponía a violarla.

La chica sufrió una severa descompensación el último fin de semana cuando se encontraba en un boliche de la costanera tigrense, por lo que fue llevada inconsciente a nosocomio, donde un camillero la habría abusado sexualmente aprovechándose de su total estado de vulnerabilidad. Esta situación fue descubierta por vigiladores, quienes estuvieron a punto de linchar al depravado.

Así lo contó al Diario Popular la titular de la Asociación Víctimas de Violaciones (AVIVI), María Elena Leuzzi, quien indicó: «El hecho es gravísimo, porque ni siquiera en los hospitales están a salvo las chicas de los degenerados».

«El viernes a la noche la chica fue a bailar, en compañía de su hermano y un amigo. Concurrieron al boliche Brujas. Es un lugar bueno. Ella cuenta que tomó un trago y luego compró otro, pero cuando estaba por la mitad, lo dejó para ir a bailar. Al regresar, tomó un vaso. No sabe si era el mismo. Lo cierto es que se descompensó y no recuerda más nada. Recién recobró la conciencia a las 7 de la mañana del sábado, arriba de una camilla y con golpes. Estaba en el hospital de Pacheco», dijo Leuzzi.

La joven se retiró del lugar y regresó a su casa. Así pasó el sábado y parte del domingo pasados, hasta que se presentó en la vivienda una mujer, quien pidió hablar con la madre de la chica.

«Esta señora, que es empleada de seguridad del hospital, le contó que en la madrugada del sábado la chica estaba inconsciente en la camilla y un auxiliar la abusó sexualmente. Toda la escena fue observada por el circuito cerrado. La gente de seguridad intervino cuando el sujeto se disponía a violarla. Le había sacado el short, después de abusarla. Le hizo de todo», contó la titular de AVIVI.

La vigiladora le contó a la madre de la víctima que su hija arribó al lugar en una ambulancia del servicio de emergencias, que la recogió en la calle. Se presume que la joven, descompuesta, salió del boliche y en un momento se desmayó. Al verla, alguien habría llamado para pedir asistencia médica.

«Creemos que ella tomó de otro vaso, no del suyo. Tal vez tenía alguna sustancia que la descompuso. Lo relevante no es eso, sino que la abusaron en un hospital», explicó Leuzzi.

Luego de la revelación de la empleada, la víctima realizó la denuncia en la Comisaría de la Mujer. Desde ese momento, la investigación recayó en la Unidad Fiscal de Instrucción local.

«Estamos frente a un abuso sexual agravado consumado. Agravado por alevosía ya que la víctima no tuvo la menor posibilidad de defenderse por su estado de inconsciencia», dijo el abogado de AVIVI, Andrés Bonicalzi.

A raíz del presunto caso de abuso, el director ejecutivo del establecimiento sanitario, Pedro Ávila, explicó que, de inmediato, se separó del cargo al camillero y se le inició un sumario administrativo.