La gobernadora María Eugenia Vidal declaró la emergencia agropecuaria para las explotaciones rurales afectadas por las inundaciones en el sector de islas correspondientes a los partidos de San Fernando y Campana.

El decreto 1020, firmado por la mandataria provincial, indica que el estado de emergencia o desastre agropecuario rige por el período comprendido entre el 1 de enero de 2016 y el 31 de octubre de 2016.

«Alcanzarán, exclusivamente, a los productores que desarrollen como actividad principal la explotación agropecuaria, en los establecimientos ubicados en los partidos de San Fernando y Campana», se estableció.

Los mismos gozarán de los beneficios respecto del pago del impuesto Inmobiliario Rural, correspondiente al inmueble destinado a la actividad agropecuaria.