En la antesala de las elecciones Primarias, Abiertas y Obligatorias (PASO), el diputado nacional Axel Kicillof arribó ayer a Tigre para darle un fuerte respaldo a la precandidata local Roxana López, de Unidad Ciudadana. Junto a la concejala que busca la renovación de su cargo, el exministro de Economía visitó la fábrica autopartista Gamar y encabezó un acto en Coronel Vilela y Chacabuco.

En el interín entre una actividad y otra, los dirigentes junto a la precandidata a diputada Fernanda Vallejos ofrecieron una conferencia de prensa en el local partidario ubicado en Avenida Cazón al 200, acompañados por otros postulantes locales. En ese marco, no ahorraron críticas hacia las políticas económicas implementadas por el gobierno de Mauricio Macri.

Para reflejar la caída de la actividad industrial, Kicillof tomó el caso de la autopartista tigrense que había visitado, donde recortaron un turno y despidieron a 80 trabajadores. También hizo referencia al derrumbe del consumo, a partir de las charlas que durante la jornada mantuvo con comerciantes y trabajadores, en Tigre y San Fernando.

Además, sobre el incrementó de la cotización del dólar registrado en los último días, vaticinó que continuará la escala inflacionaria: «La devaluación seguro se va a precios».

«Macri puso a la inflación en el máximo índice de los último 25 años», sentenció el diputado nacional en otro tramo de la conferencia ante periodistas regionales.

Además, el exfuncionario de la administración de Cristina Fernández también destacó que al «limitar los aumentos de sueldos» el actual gobierno nacional les provocó «una pérdida muy grande de poder adquisitivo» a los trabajadores.

«El Ministerio de Trabajo cuida a los empresarios, sobre todo si son de multinacionales, porque los pymes no le interesan», agregó. Y adelantó que «no espera nada agradable» con relación a los proyectos que la gestión macrista enviaría al Congreso para las reformas laboral y previsional.

Kicillof se mostró optimista de cara a las elecciones y remarcó que Macri perdió un 20% de adhesiones con relación al 51% que le permitió acceder a la Presidencia. «Bajó a 30%», expresó con respecto al respaldo que en la actualidad obtiene el jefe de Estado según diversas encuestas.