Compartir en:

Durante la presentación de su obra “Sinceramente” en la Feria del Libro, la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner aseguró que “nadie puede estar en desacuerdo” con la convocatoria al diálogo realizada por el mandatario Mauricio Macri, aunque advirtió que el país necesita “un contrato social de ciudadanía responsable entre todos los argentinos” para salir de la crisis.

En un esperado discurso, la senadora, quien no se refirió sobre su posible postulación presidencial, subrayó que “en épocas de discursos de unidad, de grandes acuerdos entre sectores políticos y sindicales, nadie puede estar en desacuerdo con estos enunciados”, en referencia a los diez puntos que propuso la administración de Cambiemos.

“Pero permítanme decir que va a ser necesario algo más, un contrato social de todos los argentinos y las argentinas, con metas verificables, cuantificables, exigibles”, enfatizó la figura central de la política nacional al presentar su libro, que es récord de ventas, en el predio de La Rural, ante decenas de dirigentes políticos y militantes.

“Si tuviera que ponerle un título, le pondría ‘Contrato social de ciudadanía responsable’, porque involucra a todos, desde el empresario ciudadano en su ámbito y su actividad, hasta aquellos que también hoy son cooperativistas porque no han podido encontrar un trabajo. Que el compromiso sea de todos. Primero del Estado”, remarcó.

La exmandataria, quiev vio interrumpido su discurso en varias oportunidades por los cánticos de los presentes que alentaron su candidatura presidencial, vertió críticas al gobierno de Macri y lo comparó con el suyo por los planes sociales.

Al respecto, la actual senadora nacional de Unidad Ciudadana recordó que dejó el Poder Ejecutivo con 207.000 planes y hoy el gobierno de Macri “tiene 467.000”.

“Muchos más que los que tenía el gobierno de los choriplaneros y los planeros. Mucha gente recibe información que no es correcta”, enfatizó la legisladora, en una alocución que fue seguida por miles de militantes dentro y fuera del predio, en medio de una intensa lluvia.

En las primeras filas de la sala Jorge Luis Borges escucharon el discurso de más de 35 minutos la titular de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto; el exjefe de Gabinete, Alberto Fernández, a quien le agradeció por darle la idea de escribir el libro; el premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel; los precandidatos presidenciales del PJ, Felipe Solá y Agustín Rossi; y los presidentes del PJ bonaerense y porteño, Fernando Gray y Víctor Santa María, entre otros.

También estuvieron en lugares de privilegio los dirigentes Daniel Filmus, Aníbal Fernández, Cristina Álvarez Rodríguez, Eduardo De Pedro, Jorge Taiana, Roberto Baradel, Carlos Tomada y Horacio Pietragalla, y empresarios, como Daniel Vila. Entre los intendentes, estuvo el de Tigre, Julio Zamora.

“Es necesario aportar este tipo de debates o discusiones para construir algo diferente a todo, porque lo que para algunos puede ser disconformidad con lo que pasa desde lo ideológico, para muchos argentinos es el sobrevivir todos los días, y lo de sobrevivir lo digo en términos literales y no en términos literarios”, recalcó la expresidenta.

Al respecto, en lo que pareció un mensaje en clave electoral, Cristina sostuvo: “Es necesario que todos pongamos ese esfuerzo para hacerlo, sin clichés, ni lugares comunes”.