La presidenta Cristina Fernández encabezó un acto en el Puerto de Buenos Aires para recibir cinco nuevas formaciones de trenes provenientes de China, cada una integrada por 30 coches, que serán destinadas a la línea Mitre.

La mandataria instó a «seguir dando pasos adelante para reconstruir el país y llegar a una industrialización que alcance a todos los sectores», acompañada por el ministro de Interior y Transporte, Florencio Randazzo, y el secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli.

Cristina pidió a los trabajadores ferroviarios que «cuiden su instrumento de trabajo» y aludió a las escenas que se vieron durante el paro de la CGT opositora, cuando delegados de la línea Sarmiento dañaron algunos vagones.

«Eso está filmado y la verdad que primero da bronca, pero después mucha lástima, porque esos vagones son patrimonio de todos los argentinos», dijo la jefe de estado. Y en ese sentido, advirtió: «Cuiden su herramienta de trabajo, porque después vienen otros, en el futuro, y dicen que hay que privatizar».

La mandataria hizo alusión a quienes «dicen que no se pueden tener cosas satelitales o que se gasta mucho en inversión tecnológica», al aludir a declaraciones del diputado Sergio Massa, quien dijo que se había puesto en órbita «una heladera», por el satélite Arsat-1, y a Mauricio Macri, quien sostuvo que se «gastaba mucho».

La Presidenta destacó que al ramal Mitre se destina 220 millones de dólares «lo cual significa la inversión más importante que se haya hecho en los últimos 60 años de historia del ferrocarril».

Durante su discurso, pronunciado en el puerto de Buenos Aires, surcaron el cielo cinco aviones de Aerolíneas Argentinas, lo que motivó un comentario de Cristina: «Aerolíneas anda muy bien, lo reconocen hasta sus competidores privados, le duela a quien le duela, y esto, sumado a los ferrocarriles, significa la recuperación del transporte público».

La Presidenta anunció que en diciembre se va a completar el tramo del ferrocarril Mitre entre Tigre y Retiro con nuevas unidades. También adelantó que el próximo lunes la línea Sarmiento va a contar con la totalidad de sus formaciones nuevas y modernizadas y que en el ramal Roca se inició el proceso de electrificación.

Durante un tramo de su discurso, la Presidenta mencionó el barco de origen chino que transportó las formaciones ferroviarias: «En 1949, cuando China inició su revolución, era un país afectado por el hambre. Argentina construía aviones y desarrollaba su industria. Hoy, gracias a la planificación del estado, ellos nos venden trenes y los traen en sus propios barcos. Tenemos que volver a eso».

«Vamos a seguir invirtiendo en transporte férreo, aéreo y terrestre, pero tenemos que volver a contar con una empresa naviera como era ELMA. Porque no hay nada más barato que el traslado marítimo», apuntó la mandataria.

«Si tuviéramos, además de aviones y trenes, una marina mercante como la que teníamos, tendríamos una economía más competitiva», subrayó Cristina.