Compartir en:

Con la convocatoria del Consejo Asesor Permanente Isleño (CAPI), se desarrolló esta mañana una protesta que incluyó el corte del Río Tigre, con el fin de repudiar el tarifazo aplicado por el gobierno provincial en el transporte fluvial del Delta.

La medida, que contó con la participaron de cientos de vecinos y más de 30 embarcaciones, concluyó con un acto en la Estación Fluvial, en el que quienes tomaron la palabra rechazaron los incrementos de los boletos que van del 93 al 161% para los turistas y del 36 al 40% para los isleños, y solicitaron mejoras en la calidad del servicio de las lanchas colectivas.

Presente en la manifestación, el intendente Julio Zamora se sumó al reclamo de un subsidio para las tarifas. “Estamos hablando de algo que no tiene una gran entidad económica para el gobierno provincial, es un pequeño subsidio que, en el marco de las subvenciones que se dan al transporte automotor, es ínfimo”, manifestó el jefe comunal.

“Planteamos básicamente que los usuarios del transporte de las islas tengan las mismas condiciones que los usuarios del transporte automotor de pasajeros”, puntualizó el mandatario local.

“Esperamos que el gobierno de la Provincia de Buenos Aires y particularmente la gobernadora (María Eugenia) Vidal presten atención a esta medida. Este aumento destruye la economía del Delta, sumado a la situación gravísima que está atravesando el país”, expresó el director de la Unidad Ejecutora del Plan de Manejo del Delta, Luis Cancelo.

Además, sobre la audiencia pública para tratar el tema celebrada semanas atrás, el funcionario municipal puntualizó: “El 100% de los participantes rechazaron el aumento. Para la Provincia este es un problema que debe dirimirse entre los vecinos y los turistas, y nosotros consideramos que para eso está el Estado; en cualquier país moderno, el Estado hace una inversión para alivianar las tarifas, para mejorar el servicio, para sumar recorridos, para cambiar las embarcaciones. Hoy viajamos en lanchas de 1930; seriamente creo que hay que sentarse a hablar, no hay otra alternativa”.