El intendente Julio Zamora impulsa la reactivación de la economía local, que se encuentra «en un estado crítico como consecuencia de la pandemia» del coronavirus, afirmaron desde el Municipio. En este contexto, junto a las cámaras de comercio del distrito, diseñó un protocolo de seguridad e higiene para «la reapertura administrada» de casi todas las actividades comerciales y de profesionales, que fue presentado al gobierno provincial para su evaluación y posible aprobación.

El documento detalla las medidas sanitarias que deberían cumplirse para la habilitación de los locales de indumentaria deportiva, artículos para el hogar, blanquerías, electrodomésticos, computación, inmobiliarias, mueblerías, relojerías, peluquerías y mercerías; y los estudios y consultorios de abogados, psicólogos, escribanos, diseñadores, ingenieros y arquitectos, entre otros, con la excepción de los relacionadas con la medicina.

La propuesta del gobierno local estipula horarios específicos de atención al público tanto para los comerciantes como para los profesionales, además de numerosas medidas de higiene para los locales y de prevención (uso de tapabocas, distanciamiento, etcétera) para los empleados y los clientes.

El documento explica, además, que el Municipio cuenta con inspectores de comercio, industria y ambiente que pueden garantizar el correcto funcionamiento de estas actividades, ya que tienen la facultad de sancionar o clausurar que no cumplan con las disposiciones.

De la elaboración del protocolo participaron las cámaras comerciales de Tigre, General Pacheco, Don Torcuato, El Talar, Rincón de Milberg, Troncos del Talar, Las Tunas, Benavídez y el Puerto de Frutos.